Blog 
El blog de Pilar Garcés
RSS - Blog de Pilar Garcés

El autor

Blog El blog de Pilar Garcés - Pilar Garcés

Pilar Garcés


Archivo

  • 20
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Largo me lo fiáis, señor Bauzá

    El viernes pasado, en su discurso del acto de entrega de los premios de la Cámara de Comercio en sa Llonja, el president de Balears sacó a colación al constructor del magno edificio, que tardó 83 años en cobrar por su trabajo. De hecho no cobró en vida, sino que lo hicieron los descendientes de sus descendientes, y sólo recibieron el 10 por ciento de lo pactado, quedando así todo el mundo más que satisfecho. Lo de la satisfacción no se lo podemos preguntar a Guillem Sagrera, fallecido en Nápoles en 1456, así que pasaremos a la estupefacción. El auditorio, compuesto en gran medida por acreedores de las administraciones públicas asfixiados por la crisis, aplaudió con cara de nabo la suculenta anécdota, desde la alarma que produce pensar en intereses de demora hasta 2094 y la dificultad de adivinar qué moneda se usará entonces, tal vez el dólar marciano. ¿Qué le pasó a José Ramón Bauzá, un tío serio, fajado en desfiles militares y procesiones, para, en semejante marco incomparable, creerse el simpático Hugh Jackman en la gala de los Oscar y propinarle al respetable semejante ocurrencia, y encima sin pasos de claqué? Desde luego, los asesores de Presidencia que vieron incrementarse su sueldo a principios de legislatura para redactar discursos con abuso de wikipedia no cayeron en la cuenta de la necesidad de aderezar el momento con unas risas enlatadas. Un error imperdonable. Para la próxima.

    O sea, si hemos entendido bien, que se dejen ustedes de acudir en masa a la mansión vecina de Sa Llonja facturas en mano para preguntar qué hay de lo mío. Y eso va sobre todo para el arquitecto que acaba de restaurar la emblemática obra de Sagrera. Hay órdenes de la conselleria de Economía de emplear "palabras salvajes" como "vuelva usted en el siglo XXII" o "a tomar viento", o "¿quién se ha creído, Santiago Calatrava, el edificador a quien sí se remunera incluso antes de poner un ladrillo?"

    No hay tiempo para escuchar lamentos, el molt honorable se encuentra reunido con miembros de la Academia de Heráldica que le han informado que, según consta en el guión de la película La Momia, los arquitectos, peones y capataces que construyeron las pirámides de Egipto tampoco cobraron en tiempo y forma. Es más, a algunos les sacaron los ojos y les cortaron la lengua y a otros los enterraron vivos para que no contaran por dónde se llega a la cámara real. Interesante forma de pago aplicable a nuestras carreteras. Lo de la ceguera quedaría descartado, pues la deuda del Govern con los farmacéuticos no puede incrementarse más con tanto apósito, so pena de que a Bauzá no le invite el gremio a la cena anual de Navidad y su propia botica se haya de reconvertir en un pub con Club de la Comedia los viernes por la noche. El conseller de Cultura se une al sanedrín con otra idea: la de abonar las próximas pagas a los funcionarios a base de kilos de sal y conchas cauri, "o con abalorios de colores, que a los indios americanos les gustaban tanto que nos las cambiaban por oro". Qué tiempos felices los de antaño, cuando todos confiaban en la Administración. El mercado se ha complicado tanto con la contemporánea visión cortoplacista que el próximo Consell de Govern no tendrá más remedio que aprobar una ley de condonación universal basada en la Biblia. Más en concreto en la carta de San Pablo a los Romanos en la que se recomienda "no deber nada al prójimo, salvo el amor". Señores, pasen por caja. Muak.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook