Blog 
El blog de Pilar Garcés
RSS - Blog de Pilar Garcés

El autor

Blog El blog de Pilar Garcés - Pilar Garcés

Pilar Garcés


Archivo

  • 16
    Junio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La asesora asesorada

    HOTTTTT. Que traducido es algo así como ´calieeeente´. Con este cebo tan eficaz publicado en el muro de su comunidad virtual enganchó la estudiante universitaria de 21 años Megan Broussard al congresista norteamericano Anthony Weiner, quien se aprestó a devolverle el cumplido en forma de varias fotos suyas en ropa interior. Una de ellas, que muestra su torso hinchado y una toalla por vestimenta, se la sacó el hombre en el gimnasio de la Cámara con su teléfono móvil. El renovado edificio del Senado español, donde muy pronto parece ser que sestearán nuestros queridos Francesc Antich y José María Rodríguez en sus exilios interior y exterior respectivamente, también cuenta con piscina y gimnasio, me lo dijo Joan Fageda. Qué peligro. Pero volviendo al representante demócrata del estado de Nueva York Weiner, el fiasco se produjo cuando el tipo le dio a la tecla que no toca y envió la instantánea a sus 45.000 seguidores de Twitter, que seguro que jamás pensaron vivir un harakiri político en vivo y con salpicaduras. Atrapado, el congresista improvisó la mentira del tan socorrido complot de piratas informáticos pagados por el oro de Moscú. Al final pidió disculpas, reconoció que ha tenido relaciones virtuales con otras seis mujeres, se niega a dimitir y ha cogido dos semanas de baja laboral para recibir "ayuda profesional", sea ésta de un psicólogo o de un técnico informático. Ah, y aclaró que su señora le sigue amando y apoyando, y que no se divorciará.

    ¿Y quién es ella? Ella se llama Huma Abedin (34 años) y ocupa el cargo de jefa del gabinete de asesores de Hillary Clinton, la número dos de Barack Obama, quien ya ha dicho que si él fuese Weiner dejaría su escaño de inmediato. En el polo opuesto del fotogénico político en pose de cruasán que no sigue los consejos de su líder, la humillada esposa, con un currículum propio de vértigo, sí debe prestar oreja a su jefa, que sabe un rato del difícil arte de aguantar mecha ante una infidelidad publicada urbi et orbe. Embarazada de su primer hijo, Abedin ha recibido este escándalo como regalo de su primer aniversario de bodas. Los Weiner, él judío y ella musulmana, contrajeron matrimonio en julio del año pasado y les casó ni más ni menos que Bill Clinton en una lujosa ceremonia en Nueva York. Se llevaron una buena bendición, vamos. A menudo la realidad riza el rizo de una manera que no se atrevería ni un guionista de culebrón. Transitando los mismos senderos tortuosos de la vida conyugal, me las imagino a las dos cuando acaban las reuniones de altísimo nivel, Hillary asesorando a su asesora en materia de caras de póker y juntas hablando mal de los tíos. Les deben entrar ganas de invadir algún país pequeño que se deje para exteriorizar la mala onda. Y mientras tanto, aguantan.

    Pues no Huma. Sólo llevas once meses casada con ese modelo de calzoncillos y nadie te reprochará que le mandes a paseo. No pienses en tu carrera, ni mucho menos en la suya (últimamente, todos los políticos pillados con los pantalones por los tobillos, desde Dominique Strauss-Kahn a Weiner, poseían extraordinarias cualidades que les auguraban futuros brillantísimos). No creas que por ser demócrata has de soportar que te traicionen a lo moderno, o sea, con las últimas tecnologías. Déjale tú, o acabarás oyendo que la culpa es tuya, que se aburre porque viajas demasiado, con tanto lío de la secretaria de Estado. Al fin y al cabo, Hillary no lo ha rentabilizado para tanto. A la sombra de uno y a la sombra de otro.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook