Blog 
El blog de Pilar Garcés
RSS - Blog de Pilar Garcés

El autor

Blog El blog de Pilar Garcés - Pilar Garcés

Pilar Garcés


Archivo

  • 18
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El pinche Bauzá

    El acto cultural más campanudo patrocinado por el Govern balear la semana pasada consistió en una demostración culinaria a cargo de los dos mallorquines participantes en el concurso de televisión MasterChef. Para tan ilustrado propósito se abrió nada menos que el Consolat de Mar, y su inquilino principal, el president José Ramón Bauzá, ejerció no solo de anfitrión, sino también de pinche delantal en ristre de Vicky Pulgarín (vencedora de la última edición) y de Fabián León (finalista en la anterior) en un show cooking que recibió el aplauso de la presidenta de Mallorca, Maria Salom, entre otros palmeros de postín. Como el verano me dilata la vena optimista, pienso que podría ser peor. Podría un mallorquín ganar Gran Hermano 34, y entonces el molt honorable correría a hacerse la foto con el fenómeno mediático en cuestión en un edredoning oficial entre los cañones de la sede del Ejecutivo autonómico. Al menos los cocineros son gente maja y ocupada en faenas beneficiosas para sus semejantes, espíritus sofisticados capaces de motivar los cinco sentidos de los prójimos que se sientan a su mesa. Y currantes con las manos en la masa, no gentuza con cuentas en Suiza. A mí personalmente ya me empieza a sobrar un poco la omnipresencia de los gurús de los fogones que desentrañan los misterios de unos huevos con jamón como quien explica el bosón de Higgs, pero a lo mejor es pura rabia de no poder pagar sus minutas. Hasta empiezo a echar de menos a los filósofos, que se han dejado comer el terreno de la pontificación, deconstruida y regada con una reducción de oporto.

    Un par de días antes de que el gastronómico Bauzá le pelase una patata a Vicky Pulgarín para pasmo de las masas, el director de orquesta Josep Vicent se despedía con lágrimas de su etapa como batuta de la Orquestra Simfònica de Balears, un conjunto musical más convulso que los mismísimos Rolling Stones, diciendo cosas con mucha miga. Despedido con unas formas nefastas por el Consorcio público que gestiona la formación, lamentó que en toda la temporada pasada ni la consellera de Cultura, la sin par Joana Maria Camps, ni el pinche José Ramón Bauzá, acudieran a un concierto "para ver el alma colectiva creada en la Orquestra", dijo. Efectivamente, si hay que elegir entre una velada con los clásicos y un episodio de MasterChef, o incluso de La isla de los famosos, que de todo se extraen enseñanzas provechosas para gobernar Punta Ballena, nuestros próceres lo tienen bastante claro. No olvide, querido Josep Vicent, que el presidente de Balears no encontró tiempo para asistir a la toma de posesión de la mallorquina Carme Riera de su sillón en la Real Academia Española de la Lengua, bajo la presidencia de la reina Letizia, por entonces princesa. Este dislate ha dejado el listón cultural del gobierno tan bajo que ya pocas cosas podían sorprendernos en esta legislatura. No van a las Converses de Formentor, no van al teatro, no van a exposiciones ni a presentaciones de libros salvo si los escriben tertulianos de extrema derecha, y no hubieran ido al concierto de David Guetta si se llega a celebrar. La burricie y el populismo son las estrellas que les guían, y a Mozart que le den una miniserie y entonces veremos si le ponemos oreja. No se lo tome como algo personal, maestro Vicent, si se apunta usted a Mira quién dirige una orquesta en la selva peruana y gana, a lo mejor sí que le dan una audiencia.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook