Blog 
El blog de Pilar Garcés
RSS - Blog de Pilar Garcés

El autor

Blog El blog de Pilar Garcés - Pilar Garcés

Pilar Garcés


Archivo

  • 08
    Septiembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El enemigo en las aulas

    A mí me ha gustado mucho la última de Almodóvar, lo reconozco. Por un montón de razones, entre ellas que los personajes no me confunden. En La piel que habito, las personas hacen lo que se espera de ellas, van evolucionando de forma coherente y reaccionan según su código interno, sin giros de carácter estrafalarios ni sustos del último momento. Se la recomiendo. Me alivia entender el cine ahora que ya no entiendo los telediarios. Los protagonistas de los informativos no han salido de la mente sutil del manchego, motivo por el cual hoy dicen una cosa y mañana la contraria, y en el piélago de eurobonos, bolsas en caída libre, especuladores, fondos monetarios, bancos mundiales, griegos arruinados, deuda pública basura, ZP atravesado y demás zarandajas ya no sabes quién es el malo de la película. Te tiras los 20 primeros minutos de las noticias viendo tipos y tipas trajeados que circulan de reunión en reunión rodeados de asesores y con cara de vinagre, y el resultado es que la culpa la tienen los profesores, que cobran mucho y trabajan menos que el resto. A por ellos, oé.

    Dijo una cosa nuestro president José Ramón Bauzá que me gustó mucho y me generó grandes esperanzas. Era más o menos: "Esta situación la hemos creado los políticos y la tendremos que resolver los políticos". Todo un alarde de autoflagelación. Un diagnóstico bastante certero desde el que empezar la acción, que por desgracia ha durado menos que un mojito al sol. A su partido le han bastado tres minutos de guión para darse cuenta de que la autocrítica resulta difícil de sostener sin hacer un infierno de la vida de los "tuyos", de forma que se ha buscado otro enemigo al que vapulear. Esperanza Aguirre, que es tan rápida, la ha emprendido contra los docentes en una guerra extendida a todas las autonomías que acabará por desprestigiar a la enseñanza pública, en beneficio de la privada y la concertada. En la carta con la que les comunica su gran descontento con el rendimiento del magisterio faltan comas y acentos, lo mismo ha decidido practicar un radical recorte de signos ortográficos para ahorrar. Espero que no pillen la dichosa misiva los inspectores aquellos del informe PISA, donde los alumnos españoles aparecen siempre fatal situados, o se acabará de hundir la nota media del sistema educativo patrio. Volverán a quedar los primeros los finlandeses, estudiantes de un país que considera a los maestros profesionales con prestigio social incuestionable. O sea, que en Finlandia no aparecería Ana Botella en público para decir que un docente trabaja menos que su chófer porque la considerarían una grosera indocumentada que va contra el bien común.

    Hay un ejemplo muy clarificador para quien, como yo, llega a perder el hilo de la realidad a fuerza de escuchar a las gentes elegidas democráticamente, que no por oposición. Se ha producido en Son Gotleu, el barrio cuya batalla campal entre nigerianos y gitanos ha paseado nuestra peor faz por los telediarios del mundo, desplazando momentáneamente a los comparsas de la crisis y otras catástrofes. El barrio que el aguerrido alcalde de Palma Mateo Isern aún no ha visitado, aunque se lo "pide el cuerpo" por "motivos de seguridad" (la suya, no la de los ciudadanos, se sobreentiende). Pues bien, el instituto Josep Sureda i Blanes de Son Gotleu lideró los resultados de la selectividad el curso pasado, con el mayor índice de credibilidad (no hincha las calificaciones) y la segunda mejor nota media de Balears. Parece que allí los profesores han hecho un trabajo mucho mejor que el de los políticos, ¿no?

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook