Blog 
El blog de Pilar Garcés
RSS - Blog de Pilar Garcés

El autor

Blog El blog de Pilar Garcés - Pilar Garcés

Pilar Garcés


Archivo

  • 30
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    DSK, asunto archivado

    En la justicia de Estados Unidos, el fiscal no presenta el caso si no lo puede ganar. Preferiblemente, si no está absolutamente seguro de una victoria de su lado ni siquiera lo investiga, so pena de que le acusen de haber dilapidado el dinero del contribuyente. El ministerio público se rige por un marcador que no admite empates ni derrotas, vaya la verdad por donde vaya. En el caso de la camarera de hotel Nafissatou Diallo contra el exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI) Dominique Strauss-Kahn (DSK) por un presunto ataque sexual ocurrido en mayo, el fiscal no lo ha tenido claro y ha recomendado al juez el archivo de la causa, cosa que este ha hecho sin dudar. A favor de la denuncia de la limpiadora africana existían un buen puñado de pruebas físicas de restos biológicos, informes forenses con la conclusión de "violación"y marcas de golpes, amén del testimonio de las personas a las que pidió ayuda y el sospechoso comportamiento del político francés, que abandonó a toda prisa el establecimiento de cinco estrellas neoyorquino donde todo pasó y se montó en una avión olvidando incluso su teléfono móvil. Los fans de CSI podríamos pensar que la cosa estaba bastante clara, con los ADN en sus microscopios y la huida del escenario, mas no. En un momento de la instrucción, el fiscal dejó de creerse a la supuesta víctima, y prefirió retirarse antes que montar un segundo juicio de O. J. Simpson.
    En caso de violación, la agredida es a la vez testigo principal. Debido a la improbabilidad de que a una mujer la vejen ante notario, los indicios palpables (pelos, semen, golpes) relatan la historia que dos implicados en un posible delito cuentan de formas distintas. En el caso DSK este relato no ha pesado. La reputación de la trabajadora, sometida a escrutinio por un equipo de abogados especializados, ha resultado decisiva porque no ha resistido la prueba del algodón y el valor de su testimonio se ha devaluado hasta desaparecer. Sus respuestas de mujer analfabeta no han parecido lo suficientemente sólidas y su pasado poco ejemplar de extranjera que mintió para huir del hambre tampoco le ha ayudado. Espiada en sus conversaciones privadas, la mujer explicitó su deseo de compensación económica (lo dijo en su idioma, el fulani, y afirma que lo tergiversaron). Y eso ha sido suficiente para que dejen de confiar en su palabra. ¿Qué hay de la reputación de Strauss-Kahn? Desde luego, no ha ido en su contra. Ese fin de semana había mantenido relaciones sexuales con otra mujer a la que acababa de conocer y propuesto a una tercera (también una empleada) que subiese a su habitación, sin éxito. Un festival, vamos.

    En Francia le espera una acusación de intento de violación procedente de la periodista Tristane Banon. Pero ha pagado a tocateja un millón de dólares de fianza para salir de prisión, cinco más en depósito y ha esperado el pronunciamiento del fiscal en una masión que cuesta 50.000 dólares al mes, más 200.000 de seguridad. Ignoro a cuánto ascienden las minutas de los letrados que han logrado su victoria, pues sus charlas particulares no las graba la policía, pero sí sé que su absolución lo es sólo a medias: los ciudadanos franceses no desean por abrumadora mayoría su retorno a la política. Nunca será presidente de la república gala. En libertad sin cargos, eso era lo que quería ¿no?

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook