Blog 
El blog de Pilar Garcés
RSS - Blog de Pilar Garcés

El autor

Blog El blog de Pilar Garcés - Pilar Garcés

Pilar Garcés


Archivo

  • 18
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Derecho a la propia lorza

    La foto más idiota de lo que llevamos de verano muestra al exfutbolista Carles Puyol tumbado y sosteniendo con los pies a su novia, la modelo Vanesa Lorenzo, que hace una postura de yoga cabeza abajo. En el salón de su pisazo de lujo en Eivissa, y rodeados de esas cabezas de Buda gigantes que tanto les gustan a las celebridades que pretenden ser no solo guapas y millonarias, sino también trascendentales. Puede que las horas de banquillo hayan hecho mella en el deportista majo que ahora le sirve de colchoneta a su esquelética novia. O puede que el sol le haya requemado un poco las meninges, se cachondeaba su amigo Gerard Piqué en las redes sociales. Lo de ella tiene miga extra, y consiste en la pretensión de sumarse a esa pléyade de famosas que "han recuperado su figura en un tiempo récord después de dar a luz". No pienso defender que el yoga es algo más que una técnica adelgazante, que lo hagan sus gurús, pero sí el derecho de las mujeres a estar gordas después de parir. La presión social sobre el cuerpo femenino debería respetar la tregua del embarazo, pero ya no nos está quedando ni eso.

    Penélope Cruz, crucificada en EEUU por lamentar la masacre de Gaza, fue captada hace unas semanas en Canarias en bañador y con tripa, y quienes dictan las normas estéticas del colorín se aprestaron a imaginar que volvía a estar encinta. Pues no. Tiene una bebé de meses a la que amamanta, y a lo mejor no le ha dado la gana de arriesgar su salud y la de su hija matándose a dietas y ejercicios si no hay necesidad laboral. Su representante desmintió el rumor, de modo que las revistas se volcaron de nuevo con "Elsa Pataky espectacular a los dos meses de tener a sus gemelos", "Eugenia Silva increíble al mes de dar a luz a su hijo", "Sara Carbonero, una mamá con un tipazo a los pocos meses de alumbrar a su niño", y en ese plan. Ciudadanas normalitas: no os creáis nada. No tratéis de imitarlas. Ellas cuentan con entrenadores personales, niñeras, cocineros macrobióticos, cirujanos plásticos y masajistas que les quitan el trabajo que da cuidar a un pequeño, y también los kilos casi desde el paritorio. Ni es genético, ni especialmente sano, ni mucho menos necesario. El abdomen solo puede ser una prioridad para quien vive de él. Shakira y Giselle Bundchen, por ejemplo. Las demás podemos y debemos pasear nuestras barrigas sin sentimiento del culpa al menos hasta que se nos permita dormir cinco horas seguidas.

    La exmujer de Silvio Berlusconi acuñó el concepto de "derecho a envejecer" cuando el expresidente italiano la sacó en una de sus revistas sin maquillar y vestida con chándal. El reportaje patrocinado por Il Cavaliere, que de caballero sólo tiene la fusta, se completaba con entrevistas a médicos plásticos que recomendaban distintas opciones de estética a Verónica Lario, de 60 años. Tamaña falta de clase escandalizó un poco más a las sufridas italianas, que se solidarizaron en masa con la dama expuesta al escarnio. Algo similar le ocurrió a Hillary Clinton, criticada por llevar gafas y coleta en un periplo por Asia mientras era secretaria de Estado del país más poderoso del mundo, y que exigió su derecho a no estar impecable las 24 horas del día, a bajar el listón en sus pocos ratos libres. Yo sumo a estos principios el derecho a la orondez postparto, que lo estamos perdiendo. Free lorzas, chicas.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook