Blog 
El blog de Pilar Garcés
RSS - Blog de Pilar Garcés

El autor

Blog El blog de Pilar Garcés - Pilar Garcés

Pilar Garcés


Archivo

  • 10
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    De vuelta a la beneficencia

    El consistorio palmesano incluye en su programa de fiestas de la patrona la entrega de víveres para los menesterosos y mientras tanto, nos sube la contribución un 14 %. Qué bonita es la caridad: los ciudadanos ayudan a sus prójimos en dificultades mientras los políticos se ayudan a sí mismos

    Tras la idea de la reina de que los sobrantes de los cruceros que atracan en Palma se canalicen hacia el Banco de Alimentos, llega la propuesta del Ayuntamiento de Palma de que en la ofrenda a la patrona de Palma este año no sea de flores sino de comida para los necesitados. Daría pena si no diera grima. Es la vuelta a esos tiempos de Carmen Polo, la señoras de acción católica y del “siente un pobre a su mesa”, cuando los ciudadanos vulnerables no eran sujetos de derecho sino objeto de caridad. Se habían acabado, o quedaban reminiscencias, con la profesionalización de los servicios sociales del Estado, pero aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, y que no hay dinero para la gasolina de los coches oficiales y para las becas de comedores escolares, elijamos lo primero y dejemos que unas cuantas almas caritativas guisen para los desamparados. Qué morro, señores de la política. Así también gobierno yo: me dedico a cobrar unos impuestos que siguen subiendo (quiero repetirlo: suben desaforadamente) y abandono las prestaciones a los desfavorecidos al amateurismo de las gentes de buena fe, porque prefiero pagar los intereses a los bancos. ¿No les gustaría que doña Sofía visitara algún departamento de un ayuntamiento, consell o conselleria que esté haciendo algo, lo que sea, en beneficio de la comunidad, en lugar de una oenegé esforzada pero al fin y al cabo particular? Saldrían igualmente en la foto, pero al menos se la merecerían.
       
    Se sienten muy generosos con el parné de los demás. Son unos genios: rásquense el bolsillo, damas y caballeros, que nosotros seguiremos cobrando un dineral a final de mes, contratando a los amiguetes del partido como asesores, y soltándole la pasta al doctor Kovacs, que tiene una grapadora, pero sobre todo una registradora. Yo también tengo una propuesta para la reina: que alquile por semanas el chalet de Son Vent en el complejo de Marivent, que Mallorca puso a disposición de su hijo Felipe y que él no usa porque a su mujer Letizia no le gusta la isla, y haga llegar lo que obtenga al Banco de Alimentos. Con el permiso del conseller de Turismo Carlos Delgado y de los hoteleros, otro gremio espléndido y dadivoso donde los haya, no la vayan a tomar por competencia desleal. Y otra para la concejala de Fiestas de Cort: vuelva a fabricar esas huchas de plástico con las que los niños cristianos hacíamos cuestaciones para las misiones cuando gobernaba Franco. En lugar de negritos y chinitos, hoy llamados ciudadanos de países emergentes, pueden usar las cabezas de los modelos de la campaña Pasión por Palma. Luego vaya a pedir la voluntad por la calle y lo que saque para las escuelas públicas.   

    Hace muchos años que las familias de personas con discapacidades o enfermedades crónicas, los voluntarios combativos y los trabajadores sociales reclaman un trato de ciudadanos de pleno derecho para sus administrados, no misericordia en los ratos libres. Habían conseguido avances y así florecieron centros especiales de empleo, empresas de servicios e instituciones de sustento para excluidos y dependientes que proporcionaban una vida digna a la parte más débil de la sociedad. Esa emancipación de la atención sociosanitaria de la idea de la caridad no debería tener marcha atrás. Nadie merece únicamente las sobras, eso es una falta de respeto aunque lo vistan de filantropía.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook