Blog 
El blog de Pilar Garcés
RSS - Blog de Pilar Garcés

El autor

Blog El blog de Pilar Garcés - Pilar Garcés

Pilar Garcés


Archivo

  • 12
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Contra las mujeres pobres

    A ver, que no es una cuestión de expectativas, pues poco esperábamos de un gobierno de José Ramón Bauzà que se mira en el espejito del Vaticano en cuanto a respeto por la igualdad entre hombres y mujeres y políticas sociales de algún calado. Se trata simplemente de llamar a las cosas por su nombre y de ver qué están haciendo de verdad esta panda de señores encargados de velar por nuestra salud, incluida la reproductiva. Esta mutante panda de señores, por cierto, que empieza a merecer la pena suscribirse al BOIB para estar al día de los abundantes ceses y dimisiones en el organigrama del Ibsalut, cuyo director general Juan José Bestard cambia más de colaboradores de su total confianza que Lady Gaga de tinte capilar. Una auténtica pandemia de médicos quemados estamos sufriendo, oigan. La única decisión sanitaria visible de la era Bauzá, además de nombrar subdirector de la empresa Gesma al presidente de Nuevas Generaciones, un tipo sin título universitario (y luego se preguntarán por qué el abandono escolar es tan alto en Balears), ha sido conculcar de facto la aplicación de la ley del aborto en el archipiélago. Eso sí, con este tema hemos vuelto a salir en los Telediarios, entre la noticia de Matas y la de Urdangarin.

    Las mujeres que deciden interrumpir su embarazo en las islas han de abonar por adelantado el coste de la operación, algo que no ocurre en ningún otro sitio de España, ni tampoco con las demás pruebas diagnósticas e intervenciones que se realizan en la sanidad privada por falta de capacidad de la pública. Cabe recalcar pese a lo obvio que esta medida sólo dificulta la vida de las mujeres pobres, pues las ricas como es natural, pagan sin problemas como lo han hecho toda la vida, con esta ley del aborto, con la anterior, y cuando no había ninguna. Las mujeres ricas toman las decisiones que afectan a sus cuerpos y a sus proyectos familiares sin dar explicaciones ni a un capitoste popular, ni a un galeno ni a nadie. A las mujeres ricas no les husmea nadie los bajos. ¿Y por qué la han tomado nuestras autoridades con las féminas más desgraciadas? Según afirman, por motivos económicos. Porque en su opinión es una auténtica animalada el gasto que supone esta prestación. Vale la pena repasar las cuentas de estos gestores que tienen más peligro que Remedios Cervantes en Atrapa un millón y que aseguraron que una mujer abortó cinco veces en un año, cosa fantasiosa que luego resultó más falsa que una exclusiva de Paquirrín. De los 1.303 millones de euros de presupuesto del área de Salud balear para este año, el aborto se lleva un millón. O sea, el 0,08 por ciento. O sea, 0,8 milésimas.

    De manera que como resumen de seis meses de legislatura de Bauzá, tenemos a todos esos doctores capitaneados por Bestard esforzándose en ahorrarse algo de las 0,8 milésimas del pastón sanitario, aunque para ello tengan que saltarse una ley que todavía no ha eliminado Mariano Rajoy, que es quien puede hacerlo. Si quiere, que a lo mejor no quiere. Todos los desvelos de la Administración pública dirigidos a un asunto sin relevancia económica real, pero que supone empeorar a conciencia el peor momento en la vida de un cierto número de mujeres. De mujeres pobres, se sobreentiende, que es contra quienes gobierna este gobierno.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook