Blog 
El blog de Pilar Garcés
RSS - Blog de Pilar Garcés

El autor

Blog El blog de Pilar Garcés - Pilar Garcés

Pilar Garcés


Archivo

  • 01
    Noviembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Comisarias contra consejeras

    La vicepresidenta y responsable de Justicia de la Comisión Europea, Viviane Reding, volverá a someter a votación el día 14 su propuesta para que el 40 por ciento de los puestos no ejecutivos en los consejos de administración de las grandes empresas sean ocupados por mujeres. “No renunciaré”, escribió la brava política del Partido Popular Europeo en su cuenta de Twitter antes de anotar con toda transparencia el listado de comisarios y comisarias que habían dado su apoyo, o por contra ayudado a tumbar al primer intento la resolución, por el matiz nada baladí de si ésta debería ser una mera recomendación, o sea otro brindis al sol, o una directiva vinculante. Existen normas europeas sobre el tratamiento de lodos de depuración, tenencia de animales de granja o etiquetado de las conservas que resultan más taxativas que los diez mandamientos, y a las que los productores han tenido que someterse, pero claro, ahora hablamos de cambiar las normas de entrada al club más exclusivo del mundo: el de los que mandan de verdad y sin complejos. Sin complejos. No es el caso de las comisarias de Interior, Cecilia Malmström, Investigación, Márie Georghegam-Queen y Telecomunicaciones, Neelie Kroes, que se pronunciaron en contra de la igualitaria medida propugnada por Reding, o de la titular de Acción por el Clima, Conie Hedegaard, y la alta representante de Política Exterior, Catherine Ashton, que ni siquiera acudieron a la reunión, pero mostraron su oposición porque ellas no, ellas jamás han necesitado cuotas para ocupar sus elevados cargos; están ahí por su mera valía, no vayan a creerse los compañeros... Como tantas veces, mujeres en la cúspide que defendiendo su currículum individual, que ni nos interesa ni nos importa, lo que desde luego no harán es cambiar el mundo a mejor. Gracias tías.

    Capitaneados por el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, los comisarios del área dineraria Joaquín Almunia (Competencia), Olli Rehn (Asuntos Económicos), Michel Barnier (Servicios Financieros), Antonio Tajani (Industria) Dacian Ciolos (Agricultura) y Andris Piebalgs (Desarrollo) respaldaron a la vicepresidenta en su apuesta por el equilibrio de géneros en las compañías de más de 2.050 empleados e ingresos superiores a los 50 millones de euros. No se pronunciaron los titulares de Energía, Günther Oettinger, y Ampliación, Stephan Füle, mientras que secundaron a sus compañeras en contra los de Comercio, Karel de Gucht, Presupuestos, Janus Lewandowski, y Política Regional, Johannes Hahn. ¿Debería sorprendernos esta proporción de hombres a favor de las mujeres, y de mujeres contra su género? En absoluto, si miramos a Noruega, que no es Europa. No hablamos de geografía, sino de política y sobre todo de números. En el país escandinavo, primero en la lista de la ONU de Desarrollo Humano, las mujeres ocupan el 44 por ciento de las sillas en consejos de administración en las grandes corporaciones gracias a la ley de cuotas. La media europea anda en el 13,7 por ciento y España presume de un 11,5.
    Fue un hombre y por ende conservador, el ministro de Industria, Ansgar Gabrielsen, quien en 2002 ‘asaltó’ el parlamento noruego con la idea que ahora defiende Viviane Reding, sin consultar ni a su propio partido y con el mismo argumento que se ha escuchado también a Durao: desperdiciar el capital femenino resulta antieconómico y ruinoso para los estados, que gastan una fortuna en formar a las mujeres para que nunca lleguen a ninguna parte. La ley noruega, que salió adelante porque la derecha no quiso ir contra su prohombre y la izquierda contra su ideología, contenía sanciones durísimas por incumplimiento, incluyendo la disolución de las empresas que se negaran a incorporar consejeras. Hubo una rebelión de corbatas, por descontado. El resultado es que lo han logrado, su economía crece, el gobierno se propone aplicar la norma a las firmas pequeñas y medianas, y ahora una madre de cuatro hijos preside la confederación empresarial noruega. Preguntada esta altísima directiva de 44 años, Kristin Skogen Lund, si le da vueltas a que está donde está por motivos ajenos a su propia valía (cuota) dice que mira a su alrededor, observa el talento de quienes tiene al lado y en efecto, ve que merece de sobra lo que ha logrado. Imagino que lo mismo respondería Ana Patricia Botín si alguien osara plantearle idéntica cuestión, pero claro, no todas nacemos hijas de banquero.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook