Blog 
El blog de Gauden Villas
RSS - Blog de Gauden Villas

El autor

Blog El blog de Gauden Villas - Gauden Villas

Gauden Villas

Sobre este blog de Deportes

Ha dicho muchas veces que su piel solo tiene un color: el rojo. Se creyó siempre un perdedor hasta que Luis Aragonés, el sumo pontífice, demostró que España también puede ser la más grande. Lloró con el gol de Iniesta y en su camiseta, contra viento y marea, luce el 9 de Torres.


Archivo

  • 10
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Italia, Alemania y la primera en la frente para Holanda.

     

                           
                La Italia intelectual.-“Pues con este, ya he escrito más libros de los que he leído”. La frase no es de Unai Emery. Es de Antonio Cassano, uno de los puntales de la Italia que esta tarde vuelve para enfrentarse a España, y la pronunció tras presentar su segunda autobiografía. El que fuera último gran fichaje de aquel primer Florentino galáctico -y auténtico terror de los padres madrileños en las noches de la capital- define, sin intención, la esencia del fútbol italiano: acaban escribiendo un libro sin haber leído ninguno. Las publicaciones no suelen ser demasiado brillantes –a veces incluso lo son-, pero pueblan bibliotecas en las que están ausentes aspirantes a escritor y estudiosos que de tanto preciosismo se quedaron por el camino.
               
                Humor azzurro.- Además de un literato, cuentan los italianos con un humorista de fuste. Uno de sus centrales, Chiellini, dijo el viernes: “Nosotros no saldremos a esperar a España porque ese no es nuestro juego”. Le faltó añadir que lo suyo ha sido siempre el tiquitaca. Tanto van a atacar que su entrenador está pensando seriamente en la posibilidad de salir con tres centrales. Es lo que le reclama el país y no está la cosa como para andarse con inventos.
     
                ¿Dónde estás, Puyol?.- Ganará España si no se despista atrás. Es ahí, y no en la falta de gol, donde veo yo el problema. En el lugar de Villa va a entrar Silva y no creo que salgamos perdiendo. Villa apura sus últimos cartuchos y Silva dispone de un arsenal completo de munición. El asturiano ya no es el de hace cuatro años y el canario es todavía mejor que entonces. Pero atrás, la cosa cambia. De la defensa de Sudáfrica apenas nos queda Ramos y ocupando una posición distinta a la que le ha convertido en figura mundial. Piqué no sabemos si estará, o mandará a su holograma como ha hecho esta última temporada en el Barcelona. En el cambio de Alba por Capdevila, España gana en velocidad y desborde, pero pierde en altura y pillería, sin que sepamos aún si eso es bueno o malo. El cambio de cromos entre Puyol y Arbeloa presenta más problemas. Puyol era el alma de esa defensa, un titán inexpugnable. Y sí, algo tendrá Arbeloa cuando Benítez y Mourinho han confiado en él. Pero yo no se lo sé apreciar. No me fío.
     
                Muchos retos por alcanzar.- Por si acaso, señalar que ni nuestros abuelos han visto una victoria española sobre Italia en partido oficial. La última –y primera- en 1920. Casi nada. En Austria, dos horas de partido no sirvieron para pasar del 0-0. Luego llegó Casillas y se echó el país a la espalda. Tampoco se recuerda una victoria ante Francia, y esos pueden venir en cuartos. Esta Eurocopa se presenta cargada de oportunidades. Quien crea que ganando Eurocopa y Mundial ya está todo hecho se equivoca. Son tantas las espinas clavadas en el alma de una afición que no ha parado de sufrir que el margen para la vendetta es casi infinito.
     
                Alemania calienta motores.- No fueron mejores los alemanes. Tampoco fueron peores y, en esas circunstancias, acostumbran a ganar. Puede ser una impresión engañosa, pero dos de sus puntales de los últimos tiempos, Müller y Schweinsteiger, parecen muy lejos de su mejor versión. La selección suele curar todos los males de cualquier futbolista alemán, así que habrá que temerse lo peor.
     
                Se pinchó el globo naranja.- Fueron finalistas en Sudáfrica practicando un fútbol pésimo y, de momento, se les ha acabado la fiesta. La suerte es caprichosa, amigo DeJong. Aunque la derrota no es definitiva, los holandeses, que tan bien se manejan en el antifútbol, van a tener que mostrar algo más si quieren clasificarse. Un regreso rapidito a casa pondría a más de uno en su sitio ¿Echarán de menos al sevillista Maduro?

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook