Blog 
El blog de Gauden Villas
RSS - Blog de Gauden Villas

El autor

Blog El blog de Gauden Villas - Gauden Villas

Gauden Villas

Sobre este blog de Deportes

Ha dicho muchas veces que su piel solo tiene un color: el rojo. Se creyó siempre un perdedor hasta que Luis Aragonés, el sumo pontífice, demostró que España también puede ser la más grande. Lloró con el gol de Iniesta y en su camiseta, contra viento y marea, luce el 9 de Torres.


Archivo

  • 05
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Atraco en Polonia

    Quedan pocos días para el debut de la Roja y, español que es uno, ahora me entran las prisas. Sudáfrica quedaba un poco a desmano —la gente de la FIFA, siempre mirando por el aficionado de a pie—, pero Polonia, en la era digital, está aquí al lado. Todavía viven en mi mente los recuerdos de Austria y, aunque más apagados, los de Torres destrozando a los de Ucrania en Leipzig en 2006. Así que vamos a intentarlo. Ser un piel roja tiene estas servidumbres. Vamos a hacer historia y hay que estar allí.

    Todo por la Roja
    El partido contra Italia es el 10-J en Gdansk. Tiro de 'edreams' para comprarme el billete de avión. La oferta más barata desde Valencia son 989 euros —se ve que en Polonia no hay crisis— y me obligaría a salir el día 9. El vuelo dura 25 horas —con escalas, claro—, pero por desgracia llega a las 18:40. Demasiado tarde —el partido es a las 18:00—. Hay que buscar otra alternativa. Cambiamos de precio. Por unos euritos más —996— tengo un vuelo que llega a las 10:25 de la mañana, ofreciéndome el inusitado placer de un tour por aquella bonita ciudad portuaria. El problema está en que eso me obliga a salir de Valencia un día antes, el 8 de junio. El vuelo dura 41 horas. No sé qué haré en un viaje tan largo —creo que en globo, como Phileas Fogg, llegaría antes—. No siendo futbolista, que diría Guardado, detesto los videojuegos —en realidad no sé ni cómo se enciende una Play— y leer en los aeropuertos me da dolor de cabeza. En fin, todo por la Roja.

    Horribles alternativas
    Solucionado el vuelo, y dispuesto a dejar atrás a la familia para pasar 41 horas de aeropuerto en aeropuerto sólo por estar en Polonia, voy a por el hotel. Me meto en ´booking.com´ y las primeras alternativas me horrorizan. Por un par de billetes de cincuenta me ofrecen una tienda de campaña a compartir a quinientos metros de la fan zone. Jamás he practicado el camping y, con la edad, cada vez duermo peor. Descartado. Siendo Polonia el país que es, cuatro estrellas es lo mínimo para asegurar un lavabo en condiciones y no compartir habitación con coleópteros de toda condición. Ante esta perspectiva, se me ofrecen dos alternativas: el Kobza Haus —aquí le darían media estrella—, por unos módicos 1.147 euros la noche, y el Hotel Hanza —en Benidorm acaso alcanzase las dos, siendo generoso— por algo menos, 666 euros. Malvado como soy, compruebo sus precios para el mismo día de mes pero en agosto y la cosa saldría por 74 y 126 euros respectivamente. Empiezo a pensar que alguien me está tomando el pelo.

    Precios sin crisis
    Vamos, pues, a por la entrada para el partido. ´Viagogo´ me la ofrece por 199 euros, ´ticketcity´ por 335 dólares y ´onlineticketexpress´, que tampoco se han enterado de la crisis, por 299 euros. Opto por el primero, dando gracias a Dios por que aún existan empresas que no roban a sus clientes —también creo que son un poco tontos, pero a mí qué más me da—, aunque luego me obliguen a sentarme en un lugar desde el que no distinga a Llorente de Cazorla.

    Viaje por 1.861 euros
    Echo cuentas y entre viaje, hotel —escojo el más baratito de entre los que no me obliguen a botar toda la noche para no ser Florentino— y entrada, la excursión me sale por 1.861 euros. Le enseño la cifra a mi mujer, que de inmediato desiste del empeño de acompañarme y se acuerda de una pariente cercana de Platini quien, igual que Blatter, está encantado de llevar el fútbol a países de tercera siempre dispuestos a atracar al primer pardillo que, como yo, no puede evitar ser un patriota.

    Turismo sexual
    Hay, por cierto, un grupo de chicas muy graciosas que van enseñando los pechos —a ver si hay suerte y aparecen por Gdansk— para protestar contra el ingente batallón de prostitutas con las que Ucrania va a recibir a los futboleros de turno. Dicen que lo del turismo sexual, en plan Houellebecq, es degradante. Pero que nadie se haga vanas ilusiones: si las meretrices suben los precios igual que los hoteles, no habrá habido en la historia Eurocopa más respetuosa que la santa institución del matrimonio.

    El mañana no existe
    Por desgracia, el Mundial en 2014 será en Brasil y volverán a montar otro atraco a mano armada nacional. Así que vivamos como si mañana no existiera. Somos la Roja y vamos a por todas. Me he venido tan arriba que, por si acaso, ya he reservado habitación para el día 1 de julio en Kiev. Partner Guest House —el de la foto—. Una noche, sin breakfast, sólo me ha costado 1.191 dólares —lo mismo que una semana en Cancún, con todo incluido—. Lo más barato que tenían. Una bicoca. Viva la UEFA, amigos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook