Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 29
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Vuelve la Liga, ¿y qué?

    Aquí todo el mundo se tiene que apretar el cinturón menos los futbolistas de élite y su entorno. Ellos siguen a su bola como si el resto de humanos no existieran, bajo la peregrina idea de que son quienes más dinero mueven, aunque habría que ver si científicos que trabajan en la producción de nuevos y viejos medicamentos están tan valorados por sus laboratorios, que se forran, como los tuercebotas por su patronal en quiebra.
    El parón navideño es otra de las aberraciones impuestas por la AFE y consentidas por la Liga de Fútbol Profesional. En la mejor época del año para disfrutar del fútbol en familia, sus protagonistas se consideran con más derecho al descanso que los cocineros, camareros, enfermeras, taxistas o cualquier otro colectivo sin cuyo trabajo los demás, incluidos los peloteros, no podríamos descansar. Claro que, mientras en Inglaterra vemos los estadios a rebosar, aquí rezuman cemento. ¡Y lo que te rondaré morena! A ellos, como si oyeran llover. Cobran exactamente lo mismo, es decir una pasta gansa, y gozan de más vacaciones que los maestros.
     
     Por muchos ´messis´ y ´cristianos´ que nos restrieguen por los morros, el fútbol languidece y, seamos sinceros, ni el Barça ni el Madrid llenan el Nou Camp y el Bernabéu respectivamente salvo en los clásicos.
    El fútbol no ha sabido reconducir su irresponsable evolución. El disparate de la televisión, el desaguisado de los horarios, la escasa calidad del espectáculo y sus injustificados y elevados costes, agobian una industria, €que de eso se trata y no otra cosa€, que no sólo no ha sabido combatir con imaginación sus evidentes retrocesos, sino que cada decisión que se toma la aproxima a su triste y no tan lejano desenlace. Tampoco  nos tomábamos en serio la crisis y...

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook