Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 07
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Vidas paralelas

    Si, como leemos en el refranero, no hay peor cuña que la del mismo palo, el Zaragoza tiene tres exmallorquinistas muy apreciados por la afición: Leo Franco, Cortés y Luis García. El contrapunto, cuantitativamente insuficiente, lo pone Generelo, el único jugador del vestuario bermellón con pasado zaragocista. Tres a uno. Pero entre ambos clubes se dan otra serie de paralelismos más allá de que ambos hayan descendido el mismo año. También en la Romareda manda un presidente, Agapito Iglesias, al que se pita en el minuto 32 de cada partido y el público deja desierta la grada durante el descanso para reaparecer al comienzo de la segunda parte a gritos de “¡Zaragoza, sí; Agapito, no”. El entrenador, Paco Herrera, se encuentra en el disparadero, igual que lo estuvo José Luis Oltra, desde antes de jugar en Palma. En Son Moix salvó los muebles con una victoria contundente, igual que el empate del pasado domingo en Huelva ha evitado de nuevo un cese cantado aún a costa de sentar en el banquillo al técnico del Zaragoza B. El terremoto no ha pasado de largo en el seno de la plantilla. Movilla y Paredes fueron despedidos a través de un sistema de mensajería instantánea y el director deportivo, García Pitarch, se ha erigido a sí mismo en oposición al abonar el terreno a la aparición de un grupo de empresarios aragoneses que estarían dispuestos a comprar el club si él figura entre ellos.
     
    Sí, en todas partes cuecen habas. El domingo por la mañana habrá más público en el mercadillo semanal que se instala en la explanada exterior al estadio que en la tribuna. Todo lo que no pase por una victoria local desencadenaría una cascada de acontecimientos tanto previsibles como inesperados. No sólo el relevo en el banquillo al que, en su momento, pudo acceder precisamente Lluís Carreras. El Mallorca saltará al campo con la mínima munición que le queda para no perder de vista el objetivo. Su anfitrión, sin embargo, se encuentra en idéntico desfiladero y con una sola flecha que disparar. Durante las próximas sesenta horas se podrán debatir infinidad de detalles de orden técnico. Visto desde aquí, impera el pesimismo; pero el color del cristal con el que se contempla el panorama a orillas del Ebro es igual de negro. Unos se encomendarán a la Virgen del Pilar y otros a la de Lluc, pero al fin y al cabo una no es distinta de la otra y tampoco debe estar para intervenir en tales cuestiones.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook