Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 29
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Víctor o Victoria

    Cuando al cuarto de hora de partido Víctor huía del compromiso de superar un uno contra uno al portero del Barcelona B para pasar la responsabilidad a Gerard Moreno, que remató fuera con su pierna mala, temimos volver a las andadas. Luego, con su gol, el segundo en dos partidos consecutivos, se reivindicó. El de Algaida es frío, algo lento y a veces desesperante en su empeño de elegir la peor de sus opciones de jugada, pero hay que darle al César lo que es del César y mientras disponga de un acompañante en primera línea, condición indispensable,  atrae a los defensas, crea espacios, aguanta la posesión a la espera de sus compañeros y acaba por hacerse útil. Le pierde su carácter aunque, al contrario de lo que él cree, hay tiempo para cambiar.

    TRES PUNTOS DE AUTOESTIMA que sientan las bases para que, sin creerse nada, el Mallorca prosiga la línea ascendente tímidamente apuntada desde hace tres jornadas. Ayer en el Miniestadi, es verdad que frente a un anfitrión ingenuo e inexperto, no concedió ocasiones, apenas una al final de la primera parte en la que, con un mínimo acierto rematador, hubiera podido golear. Este también es uno de los aspectos que todavía admiten progreso porque, por tópica que sea la frase, quien malogra sus oportunidades puede acabar pagándolo muy caro. Igualmente es mejorable ese contragolpe, falto de velocidad y precisión, si bien lastrado por alguna rémora, como Alejandro Alfaro, a quien Ximo tuvo que sacar las castañas del fuego más de lo necesario ante las subidas de Patric, su lateral.
    LOS CACHORROS BLAUGRANAS volvieron a demostrar que no se puede jugar como hacen los mayores sin tener los jugadores más aptos para ello. Ni con un delantero de referencia, primero, ni con falso nueve después, inquietaron a la zaga insular, ayer más contundente y expeditiva, en la que solo Nunes dudó en algún momento. También se pide algo más de un Íñigo Pérez de técnica exquisita, pero aportación escasa. Con la virtud de mantener las líneas muy unidas, el centro del campo necesita ser más creativo y no perder el control con tanta rapidez como facilidad. El filial culé no es un enemigo despreciable, pero tampoco uno de los escollos más difíciles que quedan por salvar, sea dicho sin ninguna intención de minimizar la importancia de la victoria. Al contrario, parece que la evolución del equipo no es superficial ni tampoco fruto de la casualidad.

    NO CABEN LECTURAS PARCIALES ya que haber conquistado el 83% de los puntos posibles en las últimas cuatro citas no ha servido para escalar espectacularmente en la clasificación. El mal comienzo aún pesa y asienta la equidistancia entre el amenazante descenso y el objetivo primordial. Lo más esperanzador radica en el hecho de que jugar peor no parece posible y en cambio el margen de mejora aún es amplio. El presente se ve con más tranquilidad que el pasado más reciente y el futuro permanece abierto ante cualquier posibilidad. Oltra ha recuperado su maltrecho crédito, se nota que lo bueno y lo malo se contagian por igual.   

    SIN ENTRAR EN POLÉMICA ALGUNA tal vez habría que delimitar por edades las categorías en que se divide el Mundial de motociclismo en función de las cilindradas. No pretendo asociar necesariamente juventud y temeridad por lo que vimos ayer entre Márquez y Pedrosa. Pero como apuntaba el más veterano de ambos, no todo vale para ganar una carrera o un título. Y eso lo sabe bien Lorenzo, a quien el tiempo ha pausado lo bastante para hacer de él un campeón más comedido y formado. No ganará el campeonato, será segundo. Pero también al Madrid se le ha puesto difícil la Liga y se ha gastado cien kilos de billetes en un solo futbolista.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook