Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 10
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Víctimas colaterales e inocentes

    La mayor injusticia de cualquier guerra es que las primeras víctimas son las más alejadas del conflicto. Caen los soldados y más de un civil, mientras los causantes de la debacle mueven sus hilos tras mesas de caoba en la trinchera segura de sus despachos.   Al margen del daño causado al Mallorca, principal destinatario del egoísmo y la sinrazón que han presidido las actuaciones de sus consejeros o, deberíamos matizar, la mayoría de ellos, se han provocado no pocos daños colaterales. El régimen del terror implantado por el ahora aislado presidente Cerdà, tenaz e incomprensiblemente ciego frente al rechazo de la afición, las instituciones públicas y la propia sociedad mallorquina, se llevó por delante a simples trabajadores que llevaban años al servicio de un sentimiento, no solamente de una empresa.

    No deja de resultar curioso que quien se escandalizó por el despido de Cati Guasp, veterana secretaria de presidencia, ayer rechazara una propuesta de devolverla a su puesto a cambio de no cortar la cabeza de otro empleado no menos ejemplar, Damon Mark.  Desde comercial adscrito a marketing hasta traductor en contratos internacionales, relaciones públicas, organizador de los ‘stages’ de pretemporada, lo ha sido todo con una vocación de servicio que no conocía horarios, ni fiestas. Una venganza personal de Terrasa y el ínclito presidente, capaces de convertir en un tema de consejo un asunto estrictamente laboral muy distinto al cese de un director general que, en definitiva, es un cargo de confianza y por tanto objeto de un tratamiento distinto. Una prueba más de su escasa talla.  Se preguntarán por qué me llama la atención una cuestión que, en comparación al riesgo de desaparición que amenaza al club, puede parecer nimio. Pues bien, porque el afectado ha recibido en toda su cara lo que no pretendía ser sino una patada en el culo de Serra. Ha sido vilmente utilizado para agraviar al director deportivo, del que dependía directamente. Y ante tamaño atropello es preciso desenmascarar ante la opinión pública a estos personajes que son los que pretendían gobernar en Son Moix.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook