Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 15
    Agosto
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Verdades a medias

    ¿Qué diferencia hay entre estar lesionado o incapacitado físicamente? Ya que él no responde directamente a la pregunta, habrá que pedirle a su jefe de prensa Benito Pérez Barbadillo que nos lo explique, ya que es él quien introduce tan fino matiz a la hora de comunicar la renuncia del tenista a su participación en el Open USA, uno de los cuatro grandes.
      Nadal cometió un error al no comparecer personalmente ante los medios de comunicación para aclarar la razón de su ausencia en los JJOO de Londres pese a haber aceptado el honor de abanderado en contra de las normas que hasta este año regían para tal designación.
       Ahora se ha vuelto a equivocar al limitarse a anunciar el retraso de su recuperación a través de las redes sociales, lo cual no solamente induce a la duda respecto a la auténtica razón de su estado, sino que alimenta la convicción de que sólo le interesa relacionarse con sus seguidores, ya sean de Facebook o de Twitter.
     
    El éxito no es gratuito. Una carrera como la que ha llevado a cabo exige muchos sacrificios y un altísimo precio. Alcanzar la cima del tenis mundial le ha costado abdicar de muchas de las delicias de juventud de las que disfrutaban sus amigos y amigas. Pero al tiempo que cualquiera es admitido en el peculiar olimpo de la gloria y la popularidad, debe asumir ciertas obligaciones; digamos que uno ya no se debe sólo a sí mismo.
      Es él quien ha de asumir quién es, qué es y qué representa y, por lo tanto, no tiene que ser su jefe de prensa quien dé la cara. Si está lesionado debería aparecer acompañado de los médicos que le tratan y si no es así, ha de despejar el significado de “no se encuentra físicamente capacitado”. No son únicamente sus amigos o Su Majestad el Rey, su más reciente anfitrión, sino los aficionados de todo el mundo los acreedores de una deuda de transparencia nada acorde con su imagen.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook