Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 19
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Una presentación incompleta

    Hace tiempo que los torneos veraniegos han decaído. Ya ni las televisiones, que es mucho decir, se interesan apenas por unos encuentros que, en su mayoría, carecen de espectáculo y, sobre todo, del morbo de los puntos. Quedan viejas secuelas de algunos de ellos con carteles de segunda fila, como el Ramón de Carranza, mientras que la mayoría de clubs, como el Mallorca, han optado por aprovechar el trofeo de su ciudad para presentar sus plantillas antes del comienzo de la temporada oficial.

    En muchos casos, y el de anoche no es excepción, ni siquiera es factible conocer al completo la composición del plantel. A una semana para el teórico debut liguero ha resultado imposible cerrar las operaciones de compra y venta de jugadores pese a que las más importantes ligas continentales ya están en marcha.

    Así que hay que tomarse el desfile de futbolistas igual que el partido, con la ilusión propia de todo futuro desconocido y el esceptismo inherente al carácter amigable de las confrontaciones. El resultado, derrota por la mínima ante un rival superior como es el Nápoles, sólo importa a partir de la primera jornada y la calidad de los futbolistas se demuestra jugando, igual que el movimiento lo hace andando.
    Claro que no faltan futurólogos, aunque se equivocan hasta los de la meteorología entre tanta alrma multicolor. Sin embargo, por lo que se refiere al Mallorca de nuestros pecados, pesadillas y gloriosa, larga e ininterrumpida permanencia en Primera división, me temo que no hay pronunciamiento posible en tanto en cuanto desconozcamos la identidad del relevo de un Jonathan De Guzmán que ayer jugó todo el partido y la del delantero que Laudrup solicita y está llamado u ¿obligado?, a superar las expectativas del israelí Hemed., ayer más que discreto en su debut en Palma ante su nueva afición. Por tanto lo de anoche no fue bueno, malo ni regular, sencillamente entretenido bajo el evidente influjo de una resplandeciente luna de agosto.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook