Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 16
    Mayo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Una lección en toda regla

    Los jugadores del Mallorca, tan criticados esta temporada por motivos obvios y más que razonables, dieron ayer una lección de la que deberían tomar nota los irresponsables que pretenden dirigir el club. De una sola tacada dejaron en ridículo a Utz Claassen al recordarle que no necesitan incentivos cara a la galería para ser motivados y, de paso, pusieron de vuelta y media a quien dice ser y llamarse presidente al destinar la prima del alemán, en caso de ganarla, a los empleados a quienes Gabriel Cerdá desprecia y contra cuyo cobro de sus emolumentos vota fríamente. Si habláramos de directivos mínimamente racionales, el desprecio de la afición, los jugadores y empleados, bastaría para admitir su vergüenza y, si no vender sus acciones, ceder la gestión del club a terceros cuyo perfil profesional y humano nos permita dejar de vivir este esperpento cotidiano del que, el consejo de administración de ayer, -con la ausencia significativa de Herr Professor y Serra Ferrer, además de la de Pedro Terrassa como brazo armado del teutón, aunque ya sin pólvora-, fue una prueba más, aunque no la última. El modismo español que afirma que detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer, paralelo al ‘cherchez la femme’ de los franceses, nos invita a reflexionar no sobre alguna influencia femenina en las decisiones y pensamientos de tan inhábiles consejeros, sino en la de ciertos asesores externos que se mostrarían igual de ignorantes que sus jefes. El máximo accionista tendrá que explicar en rueda de prensa todo lo que ha pasado desde su desembarco en el club hasta el 30 de junio próximo, pero Claassen ha de justificar por qué se ha aliado con “el problema” después de afirmar pomposamente que “quien es parte del problema no puede ser la solución”. Y es que, con independencia del desenlace deportivo, al finalizar la temporada se desvelarán ciertas cosas por sí solas. Visto lo visto, eso sí, a ninguno se la caerá la cara de vergüenza. Ya saben por qué.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook