Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 24
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Una guitarra sin cuerdas

    Nadal compró una guitarra, pero se olvidó de las cuerdas. Esas las las ha empezado a adquirir Aouate, pero le faltan algunas y a Karpin le costará tiempo y trabajo afinarlas. Hasta bien entrada la segunda parte y ya con el partido demasiado cuesta arriba, apenas salió algún sonido del instrumento. Sólo cuando Marco Asensio profundizó en alguna de sus escaramuzas y Pereira entró en juego con un espíritu de lucha desconocido en él, el Mallorca dio señales de vida. Era el primer partido, en campo ajeno y difícil, pero el parte de evidencias es amplio. Algunas certezas se daban nada más ver la alineación inicial. Con el mismo dibujo y disposición que en el Ciutat de Palma, se preveía imposible inquietar siquiera al meta local, refugiado tras una defensa primitiva pero experta.


      El segundo problema dejaba muy claro lo que hemos venido advirtiendo respecto a la ausencia de un lateral zurdo en condiciones. Company, plagado de buena voluntad, fue un caramelo para el rápido Jeffren Suárez. La banda izquierda bermellona era una autopista que los locales aprovecharon hasta el infinito y sólo a su falta de remate no hubo que lamentar males mayores.


      Difícil saber, a estas alturas, si Karpin logrará transmitir su carácter a este grupo, a imagen y semejanza de lo que ha hecho Simeone en el Atlético de Madrid y, desde luego, salvando las distancias. Aparte, tomamos buena nota de que Fofo no es delantero centro ni se le parece y que, como complemento a todo lo escrito, el trivote Vallejo, Joao, Bustos no funcionó al punto de que tuvo que salir Martí, nada menos, a poner orden donde reinaba el desbarajuste. El laboratorio de ideas estaba cerrado y no por vacaciones.


      Está por ver en qué queda ya no la plantilla, sino el equipo. Salvo los recién llegados, sospechamos que los ausentes no mejoran sustancialmente el paisaje. Esta última semana de agosto se presenta vital en todos los aspectos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook