Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 25
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Una cosa es tocar el violín y otra hacerlo sonar

    Verdaderamente me sorprende escuchar y leer tan pocas voces críticas con el juego de España en la presente Eurocopa. Soy consciente de que los resultados y el patrioterismo inducen a magnificar las victorias y minimizar los defectos pero, en general, la ausencia de autocrítica desemboca en fracaso y dolería que la Selección española cayera ante su vecina Portugal, en cuyo caso tampoco dudo de que las palmas de hoy se convertirían en hirientes lanzas. Oportunismo puro.
     
    Una cosa es el estilo y la otra su puesta en práctica. No estamos en contra del carácter ni del toque en absoluto e incluso admiramos el control y dominio del balón de esta Selección que no le deja tiempo al adversario para disfrutarlo. Pero falla alarmantemente su interpretación porque nadie es capaz de alabar sinceramente a un equipo que sólo fuera capaz de tirar a puerta dos veces en noventa minutos frente a un enemigo temeroso y descompuesto. Y esto, quiérase o no, es lo que hicieron o, mejor, no hicieron los de Del Bosque ante Francia, lo mismo que contra Italia o Croacia. Funcionó como una orquesta que cuenta con extraordinarios músicos, un excelente director y una obra maestra en las partituras de sus atriles, sin embargo el concierto suena irregular y disonante.
     
    Hemos de creer que la ausencia de un delantero centro típico o, expresado de otra forma, una referencia en ataque, no es la única causa del desfallecimiento. Estamos convencidos de que antes de ponerlo en práctica, este dibujo habrá sido ensayado hasta la saciedad. Pero nos quedamos con la sensación de que algunos jugadores no se encuentran en la mejor condición física para un sistema que no admite dosificación. Lo acusó el centrocampista Andrés Iniesta en el último partido ante Francia, lo mismo que Silva y el propio Xavi, recuperado de lesiones importantes y que sufre idénticos síntomas. Quizás haya que pensar en mover un poco el banquillo porque para ciertos futbolistas la temporada se ha hecho demasiado larga tanto psicológica como dinámicamente.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook