Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 09
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Un punto estéril

    La diferencia entre Luis Aragonés y el resto es que mientras la mayoría de sus colegas se aferra a la máxima de que un punto es un punto o lo importante es sumar, el de Hortaleza aseguraba que un empate no sirve para nada. “Hay que ganar, ganar y ganar y luego volver a ganar, ganar y ganar”, una frase que no ha grabado en la cabeza de los futbolistas del Mallorca, enganchados a la ley del mínimo esfuerzo, técnicamente muy limitados, dados a la sobrevaloración de sus posibilidades y carentes de ambición. La actitud de Bigas, que motivó su sustitución inmediata, al esperar un balón que cayó en pies enemigos antes de ejercer su ventajosa posición, explica gráficamente lo que a algunos de sus compañeros, como Ximo, Nsue o Kevin, les falta para convencernos de que merecen defender la camiseta del club que les paga y, además, es de su tierra.

    COMO DOS ALMAS EN PENA tanto el Zaragoza como los bermellones pasearon sus miserias bajo el sol de mediodía que lucía a orillas del Ebro. Tres paradones de Miño ante un tiro de Víctor y, sobre todo, como respuesta al lanzamiento de una falta y un penalti salidos de las botas de Luis García, no solamente erigieron al portero en la figura del encuentro, sino que evitaron un resultado peor que, por desgracia, nunca se vislumbró que pudiera ser mejor. Ambos equipos mostraron las huellas que han dejado sus desacuerdos sociales, penurias económicas y exceso de nerviosismo, que no de tensión. Con este espíritu es muy difícil que ninguno de ellos pueda recobrar la categoría perdida.


    TRES ERAN TRES LAS HIJAS DE ELENA, tres eran tres y ninguna era buena, según reza el Romancero. El Mallorca lleva no tres, sino seis centrales, en estos últimos tres años y tampoco ninguno merece un poco de confianza. El último incorporado a la nómina después de Geromel, Anderson, Bigas, Nunes y Agus, o sea Cadamuro, volvió a brindar una calamitosa actuación como continuación a la que ya ofreció en Palma frente al Barça B. Si entonces abrió de par en par a Sandro el pasillo por el que el filial culé encaminó su triunfo, ayer facilitó el gol del empate con una salida a destiempo fuera de zona y acabó cometiendo un penalti que pudo costar su expulsión, tras ver una cartulina amarilla y el partido. Si viaja con Argelia a Brasil será porque el nivel de su Selección concuerda con las pájaras que exhibe desde su llegada en el mercado de invierno.

    LA PRECISIÓN EN EL CONTROL pero especialmente en el pase forman parte de la condición técnica de cualquier futbolista. Otra vez citaremos al fallecido ‘Zapatones’, quien recordaba que las asistencias se hacen en el baloncesto. Paró muchos entrenamientos por errar goles cantados o por imprecisiones en desplazamientos de balón. En el conjunto que ahora dirige Carreras, en mi opinión con mejor oficio que Oltra, las entregas defectuosas son una constante que se traduce unas veces en más de un pelotazo inalcanzable, otras en un regalo al adversario y, en último término en la peor de las opciones. Finalmente señalan los defectos de los profesionales que visten la zamarra bermellona.

    A MODO DE CONCLUSIÓN no está de más señalar que, incluso a fuerza de buscar algo positivo, el noi de Sant Pol alineó a una banda izquierda rayana en el chiste, que no existió bajo ningún concepto hasta el debut de Razzagui. Al tiempo, la diestra era el escaparate idóneo en el que contemplar cuanto expresamos en el párrafo anterior. Sin capacidad de desborde, todo el trabajo recaía en Thomas, el autor del gol, que llegó al último acto de la representación pidiendo la hora, agua y la ducha. Mañana de sol, sí; pero no de fútbol. Sin embargo en Zaragoza no hay playa. ¡Vaya, vaya! 

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook