Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 01
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Un peligro menos para el fútbol

    El árbitro andaluz de Primera División Paradas Romero ha decidido abandonar el arbitraje sin esperar siquiera a la próxima designación. Se trata de uno de los peores, sino el más malo, de toda la categoría, por lo que su retirada constituye un alivio para todos los equipos. Es más, podrían acompañarle algunos de sus colegas y más concretamente los hermanos Teixeira Vitienes, aunque tanta felicidad no parece posible.

    Sin embargo, más allá de la satisfacción que produce desembarazarse de tan mal juez, el mismo que expulsó a Ximo en el campo del Getafe a los diez minutos de partido, lo preocupante es el motivo de la dimisión.

    Y salta la alarma porque la pataleta obedece a la regañina que le propina el director del área técnica del Comité Nacional, el excolegiado asturiano Manuel Díaz Vega, por no haber expulsado a José Mourinho por sus salidas de tono y de sitio, por otra parte tan habituales en el portugués, durante el partido que disputaron el Real Madrid y el Rayo Vallecano disputado en el Santiago Bernabéu.

    Claro, es ahí donde nos duele y llueve sobre mojado porque de haberse producido el incidente en cualquier otro encuentro entre equipos modestos, no se habría enterado ni el pupas y nadie habría pedido escarmiento público para el juez de la contienda. Como tampoco lo ha habido para Muñiz, Álvarez Izquierdo, Iglesias Villanueva, Hernández Hernández y los paisanos de Sánchez Arminio tras haber cometido verdaderas tropelías, por no entrar en el espinoso tema de la falsa redacción de determinadas actas, como el Comité de Competición ha fallado acerca del contenido de la del Mallorca-Getafe del pasado sábado.

    El mensaje que se les transmite a los árbitros es meridiano. Pueden hacer lo que les dé la gana, mientras no se equivoquen a favor o en contra del Real Madrid o el Barcelona. Y así les luce el pelo a los demás. Por eso Paradas lo deja. Su mejor decisión tras tantos años de arbitraje.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook