Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 18
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Un nuevo despegue fallido

    El Mallorca vio abortado su despegue. Apenas había levantado el vuelo cuando se reprodujeron averías que afectaron a todo el sistema de la aeronave, que se encuentra de nuevo en el hangar a la espera de una reparación mucho más profunda.
    Lo mucho que le cuesta ganar y lo poco que hay que hacer para derrotarle demuestra la escasez de recursos de este equipo cuyo comandante tampoco estuvo muy afortunado a la hora de encontrar soluciones. Cambió a Pina muy tarde, cuando el centro del campo había sido un desastre durante toda la primera parte, esencialmente el doble pivote del castellano y Tissone que dejaron en evidencia a los centrales, y se precipitó en el relevo de Castro, el único capaz de crear algun problema a la zaga visitante.

    Las diez mil almas que desafiaron una tarde tan desapacible como la de ayer para tener que soportar la reedición de la misma película del pasado martes, con el único aunque no menos significativo cambio de suplentes por titulares, merecen un monumento. Se las prometían felices con el regalito que Miquel Angel Moyà puso en el árbol navideño de Iván Ramis a los diez minutos sin pensar que, como ya ha sucedido en otras ocasiones, a los de Caparrós se les remonta con la uña.
    El Getafe, que aún no había ganado fuera esta temporada, ni se inmutó. En lugar de pensar en el viento, intentó jugar a fútbol, tocar el balón, dar dos pases consecutivos, en fin, lo más básico de este deporte. Eso le bastó para avisar escandalosamente a los treinta segundos y terminar dándole la vuelta al marcador que, incluso así, se les quedó justo.
    En La Romareda experimentamos la falsa ilusión de que Caparrós había encontrado papel y lápiz para trazar un dibujo aproximado a lo que quiere. Se le emborronó la hoja y se rompió la mina, porque este preocupante Mallorca no tiene fútbol ni futbolistas. Cinco meses más de tan triste espectáculo pueden hacerse insoportables.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook