Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 30
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Un negocio ajeno al deporte

    No existe un juego en el mundo donde las reglas puedan cambiar una vez comenzado. Aquí, en la Liga del Madrid y del Barça que, con su lacayo Astiazarán a la cabeza, hacen y deshacen hasta el punto de competir con las cartas claramente marcadas, vale todo o casi todo. No son sociedades anónimas, pero se inscriben en la misma Liga para percibir cien millones de euros más que los que le pagan al tercero en discordia, el Atlético de Madrid, por el mismo concepto: la televisión. Si a Pérez y Rosell les sale del moño cambiar los horarios, se cambian; si les pasa por la cabeza que la Radio pague el fondo de indemnización de los equipos que descienden, pues se intenta y si quieren seguir endeudados hasta las cejas presumiendo de lo contrario, también lo hacen.

    No tiene ningún sentido que los plazos para comprar o vender futbolistas se prolongue hasta más allá del inicio de la competición, ni que se abra otro período en enero a través del cual los equipos con posibles invierten su trayectoria y aquellos más modestos se ven forzados a gastar lo que no tienen para salir de los puestos de abajo y evitar un mal mayor: el descenso. No hay una sola norma que defienda a los pequeños frente a la dictadura de los de siempre, algo que el Mallorca está a punto de sufrir en carne propia si finalmente se materializa la salida de De Guzmán.

    No queda otra que recurrir a fórmulas que ya se han implantado en otras Ligas y deportes. Los clubs, ya sin capacidad económica para equilibrar ingresos y gastos, buscan constituir nuevas sociedades para la explotación de los derechos de los futbolistas. Nada nuevo ni siquiera en el Mallorca, que no posee el ciento por cien de los contratos de todos sus jugadores. Es esto o asumir que este invento ya dejó de ser un negocio.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook