Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 10
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Treinta años de discusión inútil

    El abandono del Lluís Sitjar por parte del Mallorca respondió a una ambición siempre presente: la recalificación y posterior equipamiento de sus terrenos. La historia fraguada a tenor de la oportunidad que brindaba aquella lamentable Universiada 99, forma parte de las sombras que conviven con la luz de los capítulos que van desde agosto de 1995 a junio del 2010. En realidad el club recibió del Consejo Superior de Deportes una subvención destinada a remodelar el viejo estadio que, por arte de magia, acabó destinada a las reformas de Son Moix. Y recordemos que fallidas todas las intentonas de alcanzar un acuerdo con Cort, desde Miquel Contestí a Antonio Asensio y hasta Vinceç Grande, fue este último quien dejó las llaves en la puerta y también el primero en proyectar un nuevo complejo, recordado como ‘las torres de Grande’, rechazado por la entonces alcaldesa Catalina Cirer.

    Son más de treinta años los que el asunto ha ocupado a políticos y técnicos municipales, lo mismo que a directivos y empleados del Real Mallorca SAD. Que a lo largo de tanto tiempo nadie haya firmado una solución parace cosa de memos porque, no nos engañemos, más allá de los detalles que continuarán constituyendo objeto de polémica y debate, el Ayuntamiento no puede ignorar su fracaso y dejadez en la expropiación del antiguo canódromo, ni el peligro que conlleva prolongar la situación actual que en primer lugar perjudica y degrada toda la barriada de Es Fortí y los intereses de sus vecinos. Ni, llegado el caso, puede plantearse correr con el mantenimiento del multiusos.

    Por muchos pros y contras que haya, tantos como opiniones a favor y en contra, consistorio y club están condenados a entenderse. Las dos partes desean lo mismo, ya sea por devoción o porque no queda más remedio. Ha pasado ya la fase de las alegaciones y es cuestión de entrar sin mayor demora en la aportación de soluciones.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook