Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 08
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Todos los puntos son vitales

    Es sobradamente conocida la anécdota del desembarco de  Cúper en el Mallorca, cuyo calendario había deparado la visita del Barcelona y el Real Madrid al Lluís Sitjar en la sexta y octava jornada, tras un comienzo brillante y, entre ambos, un desplazamiento a Santander. Ante tan comprometida y doble visita el presidente, Bartolomé Beltrán, quiso tranquilizar al entrenador indicándole que ni blaugranas ni merengues eran equipos de la misma liga. Sorprendido, el míster preguntó si en esos partidos los puntos no valían lo mismo que ante el resto de competidores. Aparte de los resultados,-el Barça ganó 0-1 con Hesp como figura ante un asedio impresionante con más de veinte saques de esquina a favor de los bermellones y los de Heynckes no pasaron del empate a 0-, el argentino exigía la misma intensidad y confería idéntica importancia a los treinta y ocho partidos de la competición.

    Es la segunda vez que José Luis Oltra, haciendo uso de su verbo fácil, desprecia la importancia de un resultado. Lo hizo en Alicante al afirmar que, en las horas previas habría firmado las tablas, y repitó el domingo en Son Moix cuando respondió que la confrontación contra el Real Zaragoza no era trascendente.

    El valenciano suele aducir que no interpretamos bien sus palabras. Puede ser. De hecho sólo las escuchamos, sin tratar de buscarles mayores explicaciones. Y, en este caso, discrepamos profundamente. En primer lugar porque son absolutamente vitales todos y cada uno de los 126 puntos de que consta la competición, en segundo término porque ese 2-4 puede ser definitivo en un hipotético empate clasificatorio al finalizar la Liga y, además, porque ganar suponía afrontar con calma y tranquilidad las dos citas inmediatas y asequibles que podrían haber colocado al equipo en el primer tercio de la tabla. Ahora, por el contrario, sumar esos seis puntos se convierte en un asunto de vida o muerte para un equipo no apto en este tipo de compromisos, pusilánime ante la presión y tan dubitativo como las decisiones y sensaciones que se transmiten desde el banquillo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook