Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 12
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Técnicos, como los melones

    Los entrenadores son como los melones, primero hay que abrirlos e incluso catarlos antes de saborearlos. Si mi memoria no falla, he visto desfilar por el Mallorca a treinta y siete entrenadores en cuarenta y tres temporadas, alguno de ellos ‘repe’. Que me hayan dejado huella o siquiera alguna enseñanza, me quedaría con apenas media docena. Saso por sus conocimientos y constante evolución, Forneris por su capacidad para descubrir nuevos valores, Antonio Oviedo por su espíritu luchador y de trabajo, Serra Ferrer por sus conceptos del juego y su claridad táctica, Héctor Cúper por su pragmatismo y Luis Aragonés por su liderazgo dentro del vestuario. Hubo otros que también mostraron determinadas virtudes, pero no tan completos, puesto que apuntaban defectos en idéntica o parecida proporción.
     
    Véase que la media casi alcanza la de un técnico por campeonato y algo menos si consideramos que, como el de Sa Pobla, Manzano y el flaco de Chabas, entre otros, alternaron en diversas fases de la historia. Véase igualmente que el éxito solamente alcanzó a unos ocho, capaces de ascender o, en el extremo opuesto, eludir una situación desesperada, es decir que veintinueve de ellos se puede decir que pasaron desapercibidos e incluyo a Lucien Müller, porque su clasificación se la marcaron otros equipos. Joancho, Oviedo, el actual presidente, Llompart, Cúper, Luis, Manzano y Caparrós constituyen excepciones discutibles si se quiere en el caso del último. Ahora llega Oltra, el trigésimo octavo de la lista. Visto por fuera, conoce la categoría, es joven, aunque experto y, por tanto, capaz de gestionar las peculiaridades de los futbolistas de hoy en día, así como ávido de mejorar su currículum. El melón huele bien, pero hay que meterle el cuchillo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook