Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 03
    Mayo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Soñar no cuesta nada de nada

    A un punto del Atlético de Madrid y tres por encima, entre otros, del Sevilla. Europa está ahí al lado y el Mallorca ahora mismo acaricia la cima de los Pirineos. La realidad se puede presentar abruptamente, pero al mallorquinismo no se le puede quitar la ilusión. Soñar no cuesta nada o, mejor dicho, si hay que pagar un peaje, el de ganarle al Levante el sábado, lo que no será nada sencillo.

    Ya advirtió Caparrós que cuando un equipo recibe muchas alabanzas hay que temer el siguiente partido. Sus pupilos se empeñaron en darle la razón en la primera parte quizás más nefasta de la temporada. No sólo no era el bloque que nos maravilló el sábado en Getafe, sino que ni siquiera se le parecía. Un portentoso Aouate evitó que un Rayo, conservador pero envalentonado, encarrilara su victoria.

    Aparte de la sustitución de Víctor, aturdido tras un choque con un contrario, algo debió suceder tras el descanso, como ya ocurrió en Santander. Jugadores que, como Pina o Castro, habían estado desaparecidos en la primera fase, despertaron de su letargo y la banda derecha, con Nsue excepcional en su nueva demarcación de lateral derecho, habría resultado letal para el Rayo si Pereira, muy batallador, hubiera estado más inspirado. Lástima que Alfaro no tuvo suerte, pese a dejar de nuevo muy buenas sensaciones, y que Hemed siempre resultó más un estorbo que una ayuda, porque los madrileños, que únicamente han sumado tres de los últimos treinta puntos en disputa, se hubieran marchado con un castigo sólo un  poco inferior al recibido el domingo ante el Barça.
       No creo que nadie pueda exigirle al conjunto local más de lo que da. El sprint en la recta final del campeonato ha sido espectacular y digno de los mejores. Un orgullo para la plantilla, plena satisfacción para el técnico y, en cualquier caso, que el sábado sea lo que Dios quiera. Ninguna pesadilla es ya posible, ni probable.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook