Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 07
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sin cuerpo ni alma

    Se podía esperar algo parecido. Mientras Cesc y Alexis se entregaban a la tarea de desmitificar a la pareja de centrales Nunes-Bigas, ya que al portugués le ha venido muy bien que todos los palos se los llevara Geromel, uno se pregunta qué plan debía llevar Manzano en la cabeza para colocar sobre el Nou Camp una orquesta de principiantes sin director capaz de esgrimir la batuta.


    Diez voluntariosos, más Gio, incapaces de interpretar una sola partitura, si es que a alguien se le hubiera ocurrido escribir una sola nota sobre un pentagrama repleto de borrones sin sentido.


    Se puede perder, sí; pero hacer el ridículo es otra cosa y el Mallorca, en el momento más significativo de la temporada, lleva tres desastres consecutivos, encarnados en una defensa de mantequilla, un portero que las oye pero no las ve y una línea media en la que sorprende, cuando no parece mentira, que Javi Márquez no tenga acomodo en la misma.


    Apenas iniciado el encuentro las cartas estaban sobre la mesa. La primera entrada de Thiago sobre Nsue en el área mallorquinista, arrrollando al internacional guineano hasta dejarle grogui, demostraba palpablemente dos cosas: la primera, que si alguien iba a dar alguna patada, en contra de lo previsible, no sería el Mallorca y, por si faltara poco, que el colegiado lo iba a tener muy fácil para esconder su cobardía en la flagrante superioridad local.
    El 4-2-3-1 con que se afrontó la visita se deshizo como una hoja de papel bajo la lluvia. De la primera línea no se salvó uno solo, del doble pivote nadie tuvo noticias, tampoco de Hemed. El dibujo se difuminó con la misma rapidez con que lo ha hecho el equipo, que pareció no haber asimilado su grave derrota ante el Deportivo. Acomplejado y sin alma ni cuerpo, salió decidido a hacerle la ola al anfitrión y ciertamente lo consiguió.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook