Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 24
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Resultadismo como solución

    La duración de la temporada, sin más parada en el calendario que la de la semana navideña, impide desarrollar algún  tipo de preparación de siete o diez días para repasar conceptos, ideas y el estado físico de los jugadores. Aquí no hay tregua ni cuartel, y los desajustes hay que solventarlos sobre la marcha porque este tren solamente se detiene en la estación ‘términi’ y al final de trayecto cada uno llega como llega, aunque todos sabemos cómo habría que hacerlo.

    Mientras todos pensamos en si Tomer Hemed, Joao Víctor y Antonio López podrían convertirse en los mejores fichajes del mercado de invierno, Oltra tiene que trabajar con lo que tiene y obtener resultados más acordes con los objetivos ineludibles claramente señalados. A algunos les parecerá corta la plantilla y tal vez tengan razón, pero las hay que con dos futbolistas menos, como ahora son Geromel y Bigas aparte de los nombrados, sufrirían para mantener su estatus. Sin embargo nada justifica que a tan escasa altura de la competición el conjunto emita señales de continuar en construcción y de una endeble resistencia física, tan imputable a defectos de planificación como a una mala administración de los partidos. Esta es la duda.

    Resuelto el problema de la portería, si es que lo hubo dado el comportamiento señorial y deportivo de Aouate en favor de Miño, todavía queda mucho por hacer. Las posiciones que ocupan Nsue y Ximo no dejan de ser soluciones provisionales válidas para el presente, pero no definitivas de cara al futuro. Se echa de menos a un creador en el centro del campo y pese a la capacidad goleadora de Gerard Moreno en el arranque, es preciso explotar más la competitividad en ataque y de cara al gol.

    Mientras se pulen todos estos detalles y alguno más, conviene no negar el resultadismo, que no tiene nada de malo en sí mismo, puesto que cada cual usa las armas de que dispone. El fiasco se produce si falla, porque cuando se apuesta por el marcador ya no dispone de argumento alguno para sostener su tesis.
    Las exíguas victorias sobre el Alcorcón y el Mirandés inducen e pensar en esta vía. El Mallorca ahora mismo no puede plantearse el desarrollo de un juego más o menos vistoso o brillante, a riesgo de que quedar descolgado antes de lo necesario. Tiene que estabilizar su defensa, armarse desde atrás, mantener las líneas muy juntas y trabajar a destajo. Y dudo que pueda cambiar de estilo si quiere recibir algún premio.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook