Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 24
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Reflexiones desde la frustración

    Creo que ya lo he contado alguna vez, pero repetiré una de las cosas que me enseñó uno de los técnicos más sabios del fútbol español, José Luis Saso, que en paz descanse, al referirme que hay dos clases de entrenador: el que estudia qué dibujo puede plasmar con los jugadores que tiene y aquel otro que, sean cuales sean los futbolistas, quiere que actúen de acuerdo con sus métodos. A partir de su llegada al Real Mallorca y por el trabajo realizado creí que Joaquín Caparrós era de los primeros, pero el pasado lunes tuve que meditar si realmente me había equivocado o no.
     
    Otro tópico con el que comulgo es mi convicción de que aquello que funciona no hay que tocarlo, pero el buen escribano de Utrera pintó un borrón que no le descalifica al deshacer la simbiótica pareja Víctor-Hemed que tan buen rendimiento venía dando. Por el contrario, mantuvo contra viento y marea el privilegio y la posición de otros futbolistas que no están, ni se les espera.
    Dejando al margen la situación del algaidí en banda, por razones que no se nos escapan aunque no las compartamos, el Mallorca salió al Ramón Sánchez Pizjuán con un once incoherente respecto al plan a desarrollar. Quiso defender sin defensas, en lugar de aprovechar los espacios que, forzosamente, tenía que dejar el Sevilla; cedió incomprensiblemente los suyos y quiso reconvertir la verdadera vocación de los futbolistas en liza. Dicho de otro modo y sin que sirva de precedente, tiró en un día por la borda un trabajo de muchas semanas.

    Se dejó engañar por el marcador imperante en el descanso, sin ver que su equipo tenía los mismos problemas con los guarismos en contra que a favor. No cambió nada, por necesario que fuera, y cuando se decidió lo hizo mal y tardiamente. Fue incapaz de reaccionar ante la evidente superioridad local en las bandas, limitándose a reconocerla cuando ya había terminado el lance. Una obviedad. Mala sombra en un hombre que sabe gestionar tiempos y verbos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook