Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 23
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Recordar o remover

    Da mucho que pensar que la actualidad que ofrece el Real Mallorca, máximo exponente del deporte colectivo balear, se circunscriba a una demencial discusión, que no debate, acerca de la celebración del décimo aniversario de la conquista de uno de los dos únicos títulos homologados que se exhiben en sus vitrinas, la Supercopa de 1998 y la Copa del Rey del 2003. La división nace por la convocatoria emanada del expresidente (no propietario) a la sazón, Mateu Alemany, al dar eco a una cena de una parte de su antiguo consejo y colaboradores que, de no haber excedido su lógica privacidad, hubiera preservado los límites de la discreción. Causa sorpresa en quien siempre huyó de los focos, rehuyó el protagonismo que ahora parece acariciar y se había mantenido al margen de cualquier contingencia desde la venta de sus acciones.
     
    PARALELAMENTE EL CLUB ABONARÁ tan feliz recuerdo con una serie de actos coincidentes y sobre los que, hasta la fecha, había guardado un elocuente silencio. Pero en ambos casos, adquiere mayor relevancia la lista de ausentes que la de invitados. Es grave que el entrenador que hizo posible la efemérides no haya sido citado a uno de los dos festejos, el oficioso, lo mismo que se antoja tan lógico como imprudente, forzar la ausencia de quien fue director deportivo, Nando Pons, por la presencia del exdirector general que lideró una campaña en su contra, Pedro Terrasa. Sin la asistencia de al menos un representante de la familia Asensio y algún directivo de la época, Bartolomé Cursach, avalista entonces y hoy mecenas del Baleares-, la cojera y los intereses del evento resultan obvios. Como diría Lope de Vega no estarán todos los que fueron, ni fueron todos los que estarán.

     una coSA ES CONMEMORAR EL PASADO y la otra removerlo. Y, la verdad, menear ahora la olla en plena digestión del descenso, es un plato de mal gusto para el mallorquinismo, puesto que nadie está legitimado para imputarse grandes gestas, que se podrían contraponer a enormes fracasos. No me puedo imaginar a Lopera o Joan Laporta invocando al beticismo o el barcelonismo para trasladar al día de hoy los éxitos conseguidos bajo sus respectivas batutas. Sirva simplemente como ejemplo, sin necesidad de añadir calificativos.
     
    LOS ASCENSOS DEL VILLARREAL Y EL ALMERIA  favorecen los planes de recuperación del Mallorca. El teórico nivel medio de la Segunda división se ha visto rebajado pese a la presencia del Deportivo y el Zaragoza, cuya situación económica es bastante peor. Y, hablando de ascensos, se ha complicado el del Poblense a Segunda B que habría revitalizado el fútbol balear a lomos de una hipotética rivalidad con el Constancia, si se confirma su permanencia administrativa, y el Atlético Baleares. Habrá que esperar. Igual, y perdón por el salto, que la respuesta de la rodilla de Nadal en Wimbledon, de la que se habla demasiado incluso antes de que el circo levante su carpa en el All England Club.
     
    LA INFORMACION DEPORTIVA LOCAL, RECORDATORIOS APARTE, cede esta semana su prioridad en beneficio de la Copa Confederaciones que, aparte de engrosar las arcas de la Fifa, igualmente patrona de Mundiales sub 19, sub 21 y cuanto se les ocurre, ha sublevado al pueblo brasileño, necesitado de inversiones más elementales. Si la Jules Rimet y los Juegos Olímpicos rentabilizan su elevado coste, esta cita implantada con calzador, pegamento y alevosía en medio de un calendario saturado, infernal y loco, no justifica siquiera su escaso interés. Pero ahí está España, pendiente de la Roja y de Neymar, sin entrar a valorar la inversión del Barça o la del Madrid en Ancelotti, cuando todo el fútbol español se encuentra en liquidación por derribo. Eso para no remover otros escenarios extradeportivos y mucho más perentorios.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook