Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 19
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Premio para unos, castigo para otros

    Lo que para algunos es un privilegio, para otros representa un castigo. Llagostera, una población de ocho mil habitantes a veinte minutos de Palamós, disfruta el premio de un ascenso a Segunda División como un hito difícilmente repetible y a duras penas sostenible. El Mallorca, en el extremo contrario, sobrevive a duras penas en medio de un calvario agravado por una insoportable y crítica guerra institucional.


    Si partimos de esta realidad, cada equipo afrontará el partido con una mentalidad diferente y, aparte de las características de su juego y de quienes los practican, la carga psicológica adquiere un relieve a considerar. Los locales son conscientes de que en ningún caso se les exige el mismo nivel que a la mayoría de sus visitantes, obligados en este caso a ganar sí o sí. 
     
    No caben excesivas sorpresas. Los gerundenses encajan pocos goles al amparo de un recinto de reducidas dimensiones donde pertrecharse es más sencillo que en un campo grande. Ahí, en la defensa, cojea el bloque de Karpin por falta de costumbre y debido a las severas carencias de sus laterales. Curiosamente la puesta en escena del ruso apunta a la baja de sus hombres de mayor envergadura, Scepovic y Fofo, de cara a un choque donde previsiblemente menudearán los balones aéreos, tan mal defendidos en Leganés, por poner un ejemplo; aunque esto ahora mismo no pasa de ser una suposición.

    Terreno de juego pequeño, un fútbol de choque y presión que puede llegar a convertirse en asfixiante, un árbitro debutante en la categoría, ingredientes típicos y tópicos de un encuentro de Segunda.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook