Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 22
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Portería a cero

    Vamos a buscar la lectura positiva a falta de otros argumentos y porque las alegrías vienen con cuentagotas en esta época de crisis. Tres puntos aparte, que vienen muy bien y evitan el cese de Oltra por el momento, la mejor noticia es no haber encajado ningún gol. Pesa tener que llevar colgada del faldón la etiqueta de equipo más goleado de Segunda. El parcial de Miño, apuesta de futuro, se queda en tres de tres. Ayer le apretaron poco, pero resolvió con decisión y valentía. Lo que le falta lo aprenderá bajo los palos, no en el banquillo. Por lo demás y parodiando el título de la novela de Milan Kundera, asistimos a la “insoportable levedad de la victoria”, porque el Mallorca volvió a correr serio peligro al pegar un bajón alarmante en el segundo tiempo: agarrotado, nervioso, impreciso e ingenuo.

    SE PUEDE Y SE DEBE PEDIR MÁS. No pretendemos que este conjunto arrase por la calidad de su juego, pero sí que se muestre solvente, a falta de autoridad y empaque. El triunfo de ayer, como el obtenido frente al Alcorcón o el empate de Alicante, no se sostuvo sobre bases sólidas, lo que hace temer por la necesaria continuidad a lo largo de una competición diseñada para corredores de fondo y no para atletas explosivos. Tras una primera parte aceptable, el equipo cayó de plano, no aprovechó un solo contragolpe, redujo su intensidad y mostró una preocupante condición física. Salvó el lance debido a los pocos remilgos de sus hombres de atrás, cuya resistencia numantina contuvo el dominio visitante en un centro del campo desigual.


    LOS SÍNTOMAS DE ENFERMEDAD NO HAN DESAPARECIDO. Ni Oltra parece haber encontrado aún el antídoto. Se desespera en el banquillo ante algunas de las acciones puntuales de sus pupilos, pero está muy lejos de haber conseguido un bloque compacto y solidario tanto con el balón en los pies, como en los del contrario. Sacar la pelota desde la retaguardia se convierte en una tarea de titanes que suele acabar con un desplazamiento en largo a modo de rifa. Sólo dos jugadores dieron consistencia a la insustancia: Thomas y Ximo. El  centrocampista del Atlético barre, friega y limpia el polvo que se cuela en la nariz despechada de alguno de sus compañeros. El lateral, ahora titular a banda cambiada, demostró que si algún día consigue amueblar su cabeza alcanzará la meta que se proponga.

    PERO HAY MÁS DEFECTOS QUE VIRTUDES no sólo a título colectivo. Pasemos por alto la imprecisión que viaja junto a la congoja incidente en la peor selección de las opciones. Nsue forzando remates con su zurda blanda, Víctor probando vaselinas inadecuadas en su confuso criterio de colocación, Moreno amanerado y exhausto antes de tiempo, Iñigo lento y medroso. Gusta el desparpajo de su homónimo Álex desde la pretemporada que apenas ha servido. Oltra, desesperado en su área, tuvo que mirar de asegurar un resultado, que hubiera podido ser escandaloso y no tan justo, de haber sabido explotar los espacios del enemigo, pero Geijo entró muy tarde y Riverola demasiado pronto. 

    A FALTA DE PREPARACIÓN Y TÉCNICA, se impone la imaginación. De ella tiró Alonso en Singapur tras bajar la cabeza ante Vettel. Pero el segundo puesto del asturiano admite varias interpretaciones positivas. Al deporte en general y al fútbol en particular le sobran tópicos, frases hechas y modismos válidos en cualquier circunstancia. La diferencia entre los diez últimos equipos de Primera y los diez primeros de Segunda, no tan insalvable como se pretende. Es por eso que los recién descendidos sufren. Igual que los que ascienden. Son normas no escritas, utilizadas para no tener que explicar lo sencillo. Hay que resetear. Volver a cero. Es todo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook