Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 03
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Poco premio para el mejor

    Como en la vida, el dinero ayuda pero no lo es todo. El Paris Saint Germain es el ejemplo paradigmático de un equipo mediocre construido sobre un montón de billetes. Sus jefes, o jeques cataríes, se han gastado, que no invertido, una pasta gansa demostrativa de su poderío económico, pero el fichaje de Beckham a estas alturas del guión, prueba su condición de nuevos ricos, no su conocimiento del fútbol.

    Cuentan en Barcelona, y espero no traicionar la confianza de quien me lo explicó, que Alexis aterrizó en el Nou Camp con la intención de conquistar la Bota de Oro con la camiseta blaugrana. Cuando le preguntaron si conocía o había oido hablar de un tal Messi, dijo que no. Sin embargo, al terminar su primer entrenamiento tuvo que rectificar y reconocer que, en todo caso, trataría de hacerse con la Bota de Plata.

    En París, el argentino desatascó a un Barça previsible en la primera mitad. Se retiró al descanso por una lesión cuyo alcance se conocerá en las próximas horas y, curiosamente, el conjunto lo hizo mejor sin él, pese a desaprovechar claras ocasiones y recurrir a un penalti, –tan claro como el fuera de juego de Ibramovich en el primer tanto local–, para batir por segunda vez la portería gala.

    Decisiones arbitrales aparte, ya que el tal Stark no contentó a tirios ni a troyanos, los jugadores de Tito Vilanova –un técnico siempre con semblante serio y preocupante– volvieron a dejar de manifiesto su endeblez defensiva y con las bajas de Mascherano y ‘la Pulga’ pagaron un precio demasiado caro por un resultado bueno en principio, aunque algo decepcionante.

     No sé si “París bien vale una misa”, como aseguró en su día el rey Enrique IV, pero si una fiesta, ya que como tal celebraron los aficionados locales un empate que deja a su equipo con un pie fuera de Europa, salvo que se produzca una catástrofe en el partido de vuelta y las previsibles ausencias del conjunto catalán influyan más de lo que deberían.

    La eliminatoria está encarrilada y aunque es posible que Ancelotti plantee una estrategia distinta a la puesta en escena por el Milan en circunstancias parecidas, la superioridad del anfitrión tiene que hacerse patente en su feudo y con el apoyo de su afición. Y quedó expuesta ayer, aunque el marcador no lo reflejara por las circunstancias que se dan puntualmente en este deporte. De otro lado y por desgracia, no creo que preocupe mucho la protocolaria visita del Mallorca el próximo sábado. Aunque ya nos gustaría, ya.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook