Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 18
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Otro guiso con los mismos ingredientes

    Bien está que Oltra se ponga un suspenso y se emplace a sí mismo para los exámenes de junio. ¡Ojalá llegue! Tampoco está mal que remueva el guiso por si suena la flauta y la variación mejora el sabor. Pero no nos engañemos, los ingredientes son los mismos y la probable presencia de Cadamuro, que tampoco es Beckenbauer, es difícil que revolucione el juego de sus compañeros de la noche a la mañana.

    Si todo el problema defensivo del Mallorca se arreglara con la sustitución de Nunes, habría sido muy sencillo y, sin pretender que esté a su mejor nivel ni mucho menos, se me antoja que el origen del mal no reside precisamente en la zaga, aunque se plasme sobre ella.

    La fórmula que se vislumbra para afrontar mañana la visita del renacido Sabadell, primer catedrático que cateó a los bermellones en su asignatura pendiente de estudiar y entender la categoría, no es nueva. Es la misma que funcionó a medias contra el Alavés en Palma y fracasó estrepitosamente en Riazor, por citar los dos extremos.
    La hipotética alineación del recién llegado zaguero de la Real Sociedad debería mejorar la salida del balón, pero esta circunstancia también se daba con Geromel, sin que en el centro del campo nadie siguiera su estela. Porque es ahí, en la zona media, donde el adversario siempre consigue superioridad numérica y a veces también cualitativa, donde el equipo pierde y se pierde.

    Thomas empezó apuntando buenas maneras, pero pronto cayó en su propia trampa, expulsado muy pronto en dos ocasiones, y deambula de un lado para otro del terreno de juego perdiendo más balones de los que recupera y, sobre todo y muy importante, sin ocupar el espacio que le corresponde.

    Y Riverola, muy limitado defensivamente, tampoco ha asumido ningún liderazgo. Alfaro, en la banda, baja mucho su rendimiento. Es decir, los mismos perros con diferentes collares, que no nuevos. Así, no esperamos ningún milagro, aunque si al menos se observa otra actitud y mayor eficacia, por ahí nos podemos salvar. Por otra cosa, no.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook