Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 29
    Septiembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¡Ojalá Luis Aragonés diga que sí!

    Como en cualquier otro aspecto de la vida hay muchos tipos de entrenadores: trabajadores, vagos, inteligentes, ambiciosos, conservadores, humildes, prepotentes, psicólogos, simpáticos, estúpidos, listos, cerriles. En fin, de todo.



    Establecer a partir de esta premisa el perfil de técnico que uno pueda pensar que le iría bien al Mallorca es un ejercicio harto difícil. Más bien habría que actuar por eliminación antes que por deducción.  


    Fuera de Joaquín Caparrós o Luis Aragonés, hay poco donde escoger. Quiero decir que cada candidato tendría sus ventajas e inconvenientes y en su currículum tantas manchas como logros. Sin embargo la opción de que el artífice de lo que hoy es la selección española de fútbol regrese a Palma genera no pocas ilusiones.



    No se trata de descubrir ahoras las virtudes del ‘Abuelo’ ni recordar sus defectos. Todos sabemos de sus conocimientos futbolísticos más que demostrados, su buen manejo del vestuario, su indiscutible autoridad y el respeto que inspira en todos los estamentos del fútbol nacional e internacional. Conserva una gran amistad, rayana en la admiración, con dos hombres del cuerpo técnico del Mallorca, Miquel Soler y Miquel Angel Nadal y conoce sobradamente quién y cómo es Llorenç Serra Ferrer.


    La verdad es que no se me ocurre mejor solución, con independencia de que el porvenir más inmediato sentencie a su favor o en su contra. Si es que se lo proponen y él decide aceptar el reto.



    Si esta operación germinase, el Mallorca habría matado dos pájaros de un tiro. Por una parte poner al primer equipo en manos sabias y expertas capaces de motivar a los veteranos, ilustrar a los jóvenes y motivar a los desganados. Que cada cual coloque junto a los adjetivos, los nombres propios que considere oportunos.


    De otro lado disponer de un catedrático de lujo para enseñar el oficio, someter a los delfines de su cuerpo técnico al dictado de un verdadero catedrático y, como consecuencia, regalarles un aprendizaje de un extraordinario valor de cara al futuro. Si hay algo en el mercado del fútbol que sea bueno, bonito y barato, quizás sea ésto.


     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook