Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 02
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    No hay engaño ni misterio

    Sigo pensando que Nsue se ha equivocado al convertir un problema personal en una crítica pública hacia un compañero e involucrar al equipo en el peor momento posible. Lo mismo dije de Pereira cuando protestó por su ostracismo, ya que cada reivindicación de un futbolista lleva implícito el deseo de que el suplente sea otro, lo que constituye una falta de respeto y de camaradería. También yerra al esgrimir su mallorquinismo, evidentemente mal entendido, como aval de sus argumentos. Estas declaraciones sólo atienden a su interés personal y, en modo alguno, al de todo el conjunto, en tanto en cuanto Nsue se valora a sí mismo con mejor nota que al resto del vestuario en general y algún futbolista en particular, haciendo suyo además un sentimiento que cree exclusivo.

    La lectura positiva, si es que cabe, obedece a la presunción de la intolerancia o la rebeldía ante unas circunstancias adversas que debe anidar en todo profesional que se precie. Pero, como ya comenté ayer, el puesto se gana en los entrenamientos y en los partidos, no en declaraciones más o menos llamativas y, en todo caso, fuera de tiempo e incluso de contexto.

    El fin del periplo de Nsue cesión tras cesión, vino de una apuesta del club por la cantera,  en parte forzada por la austeridad inherente a su delicada situación económica y, por otro lado, como una puerta abierta al futuro de los chicos que habían salido del filial. Su temporada en la Real Sociedad, intermitente con Martín Lasarte que le reinventó en la banda, no constituía ninguna garantía. Antes que mirar al entrenador o dirigir su rabieta hacia un colega, Nsue debería hacer un examen de conciencia que, si repasa los vídeos de sus partidos en la presente temporada, debería ir seguido de un acto de contrición. Eso le explicaría al mallorquín lo que en este momento le parece inexplicable.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook