Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 25
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    No hay alegría en casa del pobre

    Ya lo dice el refrán y lo repite con frecuencia un amigo mío y es que la sonrisa se hiela pronto en el rostro del modesto. Cuando el Mallorca celebra un comienzo de Liga para el que habría que remontarse quince años atrás, la noticia de la grave lesión de Javi Marquez mata las expectativas generadas por su fichaje, aplazándolas hasta el año que viene. Esperemos al menos que esta desgracia venga sola y a la par que el futbolista reacciona ante su adversidad, no incida en el rendimiento global del equipo.

    Joaquín Caparrós ha elegido a Joao Víctor como sustituto natural del exjugador del Espanyol. Tiene muy buen toque, quizás un poco menos preciso, si bien encuentra con menos facilidad la línea de tres cuartos de campo, sin embargo sus actuaciones en lo que llevamos de temporada no han pasado desapercibidas. Ya estuvo a muy buen nivel contra el Hamburgo en el pasado trofeo Ciutat de Palma y volvió a dejar muy buenas sensaciones contra el Espanyol, en Málaga y Pamplona. Ahora se le planteará la oportunidad de explotar, como el buen jugador que es, desde su desembarco en Palma.
     
    Incluso cobran valor las declaraciones de uno de los capitanes, Pep Lluís Martí, hace unos días al referirse a sus opciones de regresar al equipo. En efecto, la Liga es muy larga y, lamentablemente, se acaba de producir la primera vacante porque a lo largo de nueve meses, casi diez, se producen situaciones suficientes para que todos los profesionales gocen de minutos y es loable la ilusión y la confianza del mallorquín a sus 37 abriles.

    Puede que la dolencia de Márquez trastoque ligeramente los planes de Caparrós. La calidad del rutilante fichaje, con permiso de Giovani, está fuera de toda duda. Sin embargo en una competición de largo recorrido no hay un solo jugador del que se pueda prescindir y, a la vez, ninguno es imprescindible. Son circunstancias que hay que aceptar y en general se producen fortuitamente o forman parte del juego en sí mismo, pero jugar toda la competición con once o catorce jugadores está fuera del alcance de casi todos los equipos, aunque el Athletic de Bielsa lo intentara. Mucho más si, como el Mallorca, la modestia de sus presupuestos impone un muy pequeño abanico de soluciones.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook