Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 09
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    No es un circo, pero se parece

    La prolongación temporal e involuntaria del concurso de acreedores del Mallorca, es decir la imposibilidad de empezar a aplicar el convenio a la espera de la resolución de un recurso interpuesto sorprendentemente por el representante de la masa acreedora en la administración concursal y, en consecuencia, impugnándose a sí mismo, entorpece y perjudica al club no sólo en el plano económico, sino en el desarrollo de su actividad cotidiana. Ahora que, en medio de una crisis económica galopante, se discuten los salarios de los altos ejecutivos de los bancos y otras grandes empresas, llama la atención que los administradores concursales aceptaran dar curso al pago de nóminas del orden de ciento cincuenta mil euros anuales que, por cierto, el director deportivo, tan criticado en ciertos sectores, no percibe. Utz Claassen, curiosamente, no ha formulado ninguna pregunta al respecto, quizás porque en su anterior empresa cobraba mucho más que eso, según las informaciones de la prensa alemana y las reclamaciones a las que hace frente.
     
    El Mallorca no es un circo y, sin embargo, no sólo lo parece, sino que le crecen los enanos. Está metido en una sola guerra, pero se ve forzado a combatir en demasiadas batallas y lo peor del caso es que no estamos hablando de una contienda contra enemigos externos, que los hay, sino de una verdadera, sórdida e inhóspita lucha civil y sin cuartel. En tales circunstancias no es de extrañar que cada día surja un nuevo incendio porque, en medio de tanto fuego, cualquier pirómano pasa desapercibido y en Son Moix conviven menos bomberos que agentes incendiarios. Alguien olvida que el progreso se construye sobre el escenario de la paz y que el enfrentamiento sólo divide y destruye. Un olvido que responde a un interés quizás oculto, pero bien concreto.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook