Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 21
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nada que esconder

     Chequia es la selección que se cuela en todas las fases finales cuatrienales de la Eurocopa. Casi nunca falta a su cita con los cuartos de final, como mínimo. La del 2012 no ha sido la excepción si bien, igual que Grecia, no entra en las quinielas de la semifinal.
      Ponemos estos dos ejemplos porque constituyen el polo opuesto al cartel de la selección española, son las grandes desconocidas, las menos estudiadas sin que ello las convierta en las más peligrosas salvo que alguna de sus rivales se descuide fatalmente.
      En efecto, tal y como apunta Casillas, España ya ha perdido el factor sorpresivo con el que emergió en Austria hace cuatro años y en Sudáfrica hace dos. La conocen hasta en la sopa, Joachim Low, el seleccionador alemán, la vio personalmente contra Croacia y aunque no lo hubiera hecho, no hay ni un solo futbolista enemigo que no sepa de las ideas de Xavi, de la genialidad de Iniesta, de la chispa de Silva o el peligro de Fernando Torres. Lo mismo que habrán advertido la fragilidad defensiva de los laterales, Arbeloa sin tono para ser internacional, sueño inalcanzable de no ser jugador del Real Madrid, y Jordi Alba por pura inexperiencia en competiciones de este calibre.
      El error consiste en hacer de esta tangible y obvia realidad un inconveniente mayor de lo normal. Hoy en día no hay ningún equipo capaz de disponer de armas secretas. Probablemente es más fácil tener información de los contrarios que ser consciente de los recursos de uno mismo. Por tanto la cuestión no se concreta en cambiar el estilo o adaptarse cada partido a las características del contricante, sino de perfeccionar el estilo propio. Así de sencillo y complicado a la vez.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook