Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 13
    Febrero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nada por arriba, todo por abajo

    Como los concursantes de ‘Atrapa un millón’ cuando piden parar el tiempo por estar seguros de su respuesta, el Barça podría solicitar el fin de la Liga para concentrarse en la Champions y, como mal menor, la Copa del Rey. El ‘dream team’ de Guardiola ha caído víctima de lo contrario que predica. Mientras el técnico presume de humildad, a sus jugadores les bastaba ganar al Madrid en el Santiago Bernabéu, justo al revés de lo que pasaba antes, y su complejo de superioridad les llevó a no rebajarse a trabajar sobre el hielo del Reyno de Navarra y ante un enemigo al que ya habían metido ocho en la primera vuelta. Así se pierden campeonatos, a mayor honor y gloria de Mourinho que puede regresar a Inglaterra en junio henchido de orgullo y cargado de razón. Arriba, visto para sentencia.   

    ABAJO, TODO POR DECIDIR. Pobre consuelo el de quienes pensamos que el Zaragoza venció en Cornellá como canta la cigarra antes de su muerte. Descienden tres y por mucho que los maños hayan adquirido muchos de los billetes para el trayecto, aún hay dos plazas a la venta y si el Mallorca va a ser el que vimos ayer en la Rosaleda mucho nos tememos, sin pecar de agoreros ni de pesimistas, que llegará al mes de mayo sin que se hayan agotado los asientos para el viaje fatal. Al Málaga le bastó muy poco para casi golear a su visitante que, como de costumbre, cayó en picado después de inaugurar el marcador. Lo que bien empieza, mal acaba. Y esta vez no se puede tirar de decisiones arbitrales y demás paños calientes para justificar lo inexplicable.                                                                  

    UN BAÑO DE REALISMO se dio Caparrós ayer al advertir que habría que sufrir para lograr la permanencia. No imaginábamos que él mismo contribuiría a la angustia, aunque tampoco que, de pronto, se apuntara con tanta facilidad a determinados circos radiotelevisados. Ensayó durante toda la semana con una alineación imposible, pero si nos soprendía su empeño en reconvertir a Martí Crespí como lateral, la confianza de quita y pon en el joven Álvaro invitaba a pensar si el frio que invade estas latitudes afecta a la lógica de la mente. La ostra de la cantera, ya que aún no hemos hallado la perla en su interior, fue sustituida tardíamente al mismo tiempo que, en plena locura, Pereira, autor del gol y uno de los mejores, dejaba su sitio a Nsue.

    LO QUE PUEDE IR MAL IRÁ MAL,  pero el entrenador del Mallorca no se ha leído la Ley de Murphy. Sus pupilos apenas se sostuvieron en pie durante la primera parte, pese a la traición de un desastroso Aouate, pero desaparecieron en la segunda, justo depués de que Hemed perdonara el uno a dos en un vicegol del que no va a disponer en el resto de la competición. A partir de ahí no caben los adjetivos: ingenuidad, falta de concentración, nula intensidad, ninguna ayuda ni ofensiva ni defensiva y un desorden táctico, trocado en anímico, a partir de la transformación del sistema en un 3-5-2 que no sirvió para que los locales dejaran de gobernar el centro del campo sin despeinarse. Les bastó con celebrar el suicidio colectivo de su rival.      

    SIEMPRE NOS QUEDARÁ LA SEGUNDA B, aunque el juego del Baleares imponga la dictadura del resultadismo, tan pragmático en estas categorías, y el filial mallorquinista se ofrezca con demasiada irregularidad para aventurar su llamada a metas más ambiciosas. Pintan bastos para el Manacor, pese a que aún no le condenan las matemáticas. Pero lo que nos inquieta es el conjunto de tics impropios de un conjunto de Primera que, de una jornada a otra, presenta esta mediocre plantilla bermellona, sin carácter, incapaz de motivarse a sí misma ni siquiera con un marcador favorable. Así no hay manera de hacer previsiones. Por la cola, claro. 

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook