Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 24
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Menos lobos y menos victimismo

    El gran dictador del fútbol es el resultado: si  es favorable no se lesiona ningún jugador, el entrenador es un fenómeno y las intrigas palaciegas se minimizan. Y si, por el contrario, el marcador se manifiesta reiteradamente en contra, surgen todos los problemas habidos y por haber.

    Desde su llegada y aunque consideremos la máxima anterior, Lluís Carreras ha cometido varios errores. Su propio discurso le ha traicionado y quizás se ha visto sorprendido por acontecimientos que no debían haberle pillado con el piecambiado.

    Extraña, por ejemplo, que la ayuda que solicitó el pasado domingo tras perder ante el Deportivo, no la pidiera recién aterrizado. No se entiende que confesara su fe en el juego de sus equipos más que en el signo de los partidos, en el que se apoyó inicialmente desoyendo la música chirriante de sus pupilos.

    Manifestó su convicción de conformar un equipo base, poco dado a los cambios, y ha organizado una verdadera revolución de idas y venidas en alineaciones y convocatorias. En resumen, ha predicado una doctrina y practicado otra.
     
    Nada de todo eso ha de ser utilizado por el vestuario para justificar una temporada digna de un suspenso generalizado y sin excepciones. Podríamos diferenciar entre aquellos futbolistas que dan todo lo que pueden, aunque sea poco, y los que no han rendido ni la mitad de lo que se les puede exigir.

    Soslayaremos los nombres por el momento. Desde luego no les pega el papelito de víctimas porque ya Oltra tuvo que llamarles públicamente la atención en más de un entrenamiento y si el de Sant Pol ha evitado la bronca bajo el sol por una ducha antes de tiempo, sólo es una cuestión de método.

    Lo importante son los hechos que han provocado ambas reacciones, como producto de la actitud de unos profesionales que vienen cobrando hasta el último céntimo de su salario.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook