Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 18
    Diciembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Los números cantan

    El horno no está para bollos, tópico que, en el caso del Mallorca, cobra singular protagonismo porque, por mucha Liga que quede por delante, la situación se ha complicado más de lo que el tiempo disponible concede.
    Es matemática pura. Para alcanzar cuarenta puntos, que no garantizan la permanencia, el equipo de Caparrós precisa sumar veintisiete o, expresado de otra forma, ganar nueve de los veintidós partidos restantes. Por si alguien no logra centrar los números, equivale a terminar cualquier mitad del campeonato, la segunda en este caso, en posiciones de Europa League. Si consideramos que de los dieciséis encuentros disputados hasta le fecha sólo ha ganado dos y que, de enero a mayo conquistar victorias fuera de casa es mucho más complicado que de agosto a diciembre, la composición de lugar, igual que la de los astros, no nos tranquiliza.
    Veamos otros razonamientos. Durante la primera temporada, con Laudrup, el equipo terminó la temporada invernal con veintisiete puntos, a continuación añadió otros dieciseis y pudo descender en la última jornada. Ahora sólo tiene trece. Pongámonos en lo peor.
    En fútbol todo es posible, de acuerdo. Pero igual que cuando Nunes y Javi Marquez estaban en proceso de recuperación, advertimos de que sus reapariciones no iban a cambiar de la noche a la mañana el signo de los resultados, avisamos ahora que la incorporación de determinados jugadores para crear competencia interna en determinadas posiciones no va a ser ninguna panacea.

    Es más. Si en anteriores temporadas a estas alturas ya había equipos con muchas dificultades, virtualmente descendidos y otros seis u ocho peleaban por no ocupar la antepenúltima plaza de la clasificación, ahora el descenso se circunscribe, salvo sorpresas mayúsculas, a media docena de candidatos entre los que, desgraciadamente, se encuentra el Real Mallorca. Si Claassen, Terrasa y Cerdá quieren seguir jugando a ver quién los tiene más grandes, con perdón, han elegido el peor momento para el club de sus ¿amores?

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook