Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 31
    Julio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Los más y menos de Del Bosque

    Si de inicio dejamos sentado que admiramos en Vicente del Bosque sus extraordinarias condiciones humanas, así como su trato, podremos avanzar sin reparos en el estudio de su trayectoria como seleccionador. En este país tan dado a ignorar e incluso destruir las herencias, tiene su mérito haber mantenido viva la de Luis Aragonés a quien, una vez más a fuer de ser pesados, debemos el profundo cambio de mentalidad y carácter implantados en la Selección.

    Con ello no se insinúa que el camino a seguir fuera fácil, ni mucho menos. Si su predecesor tuvo que romper moldes con la exclusión de intocables como Raúl o Cañizares, el técnico salmantino tuvo que torear con la relación de los futbolistas del Barça y el Real Madrid emponzoñada por la particular manera de entender la competición de Xosé Mourinho, empeñado en crear no una rivalidad sana, sino una enemistad prolongada. La paz reinante en el vestuario de la Roja, fue un logro decisivo en sus posteriores e irrepetibles conquistas.

    Pero el deterioro que, en el mejor de los casos causa el tiempo, comenzó después de ganar la Eurocopa del 2012. Ahí debió arrancar una renovación gradual que fue engullida por la grandiosidad de la conquista.

    El nivel de juego descendió en aras de una pérdida de velocidad, agresividad y relajación propia de unos jugadores que lo habían ganado todo y parecían haber agotado sus ambiciones como grupo. Brasil 2014 ha sido una decepción y la consecuencia inesperada por las formas, pero previsible en el fondo. Del Bosque se equivocó al atender influencias mediáticas que pedían la llamada de Diego Costa, entre otros, sometiendo a un profesional alejado de la idosincrasia del equipo, a tomar una actitud contra natura. Fue un elemento inadaptado a la filosofía del conjunto que rompió la armonía de la partitura para convertirse en una nota disonante dentro del pentagrama.

    Finalmente y a imitación de otros entrenadores, el ‘Marqués’ pudo haber puesto su cargo a disposición del presidente de la Federación, por más que éste le hubiera ratificado. Es un gesto que se le pide a cualquier responsable, que no causante, de un fracaso. Y este Mundial lo fue.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook