Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 24
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Los huevos de la gallina ya no son de oro

    Siempre nos hemos preguntado por la verdadera utilidad de las pretemporadas en las que, casi todos los clubs invierten una considerable cantidad de dinero parcialmente recuperable si se contratan partidos amistosos.

    Utilicemos al Mallorca como ejemplo, ya que nos es más próximo, aunque podríamso estar hablando de cualquier otro equipo. De quienes estuvieron en Holanda, Yeray, Javi Márquez, Sergio Díaz, Company y Charlie Took ya no están. Por el contrario, Iñigo Pérez, Miguel García y los dos jugadores que aún no han llegado, se perdieron el ‘stage’. Estamos hablando de nueve futbolistas, casi la mitad de la plantilla, para quienes la concentración veraniega habrá sido en vano.
     
    Dicho postulado tiene una relación directa con la fecha de cierre del mercado. En pleno mes de julio las plantillas están, en su inmensa mayoría, a medio hacer. Quien más quien menos apura los plazos a la espera de un precio más asequible o una negociación forzada por las circunstancias. La conclusión es que, por mucha preparación que los técnicos planifiquen, se juegan los primeros partidos con lo puesto que, como se demuestra, a veces ni siquiera es representativo.

    Fichar cuando ya se han disputado dos jornadas de Liga constituye una flagrante manipulación reglamentaria del campeonato. Equivale a cambiar las reglas del juego cuando ya se ha iniciado la lid y algunos han movido ficha. Lo mismo que si en el póker uno pudiera descartar dos veces o en el parchís salir sin esperar al cinco, cuando tu rival se ha tenido que quedar en su casilla de inicio.

    En mi modesto e inútil punto de vista, el mercado de verano tendría que durar únicamente un mes, del 1 al 31 de julio y el de invierno, si se quiere, del 1 al 31 de enero, aunque sobre este segundo turno también tengo mis dudas.

    Lamentablemente no es lo único que urge cambiar en el mundo del fútbol, deporte o negocio cada vez menos espectacular, maniatado por atavismos sin sentido y nuevas reglas peores que las de antes. Les está costando, sí; pero acabarán con la gallina de los huevos que un día fueron de oro.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook