Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 21
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Los gozos y las sombras

    No estamos para tirar cohetes, pero tampoco para amargar a nadie la victoria y el salto hacia adelante en la clasificación. Las individualidades sacaron adelante un partido que permite mirar hacia arriba y plasma una mejoría en cuanto a la actitud del equipo, pese a sus carencias en el sentido colectivo del juego. No obstante y de puertas para adentro conviene repasar el vídeo y señalar con lápiz rojo las situaciones que no se deben producir porque ante rivales menos bisoños y más rápidos, el marcador podría terminar con guarismos negativos. No caben lecturas parciales y menos cuando no se ha alcanzado el primer tercio de la competición, pero haber ganado a los dos colistas en sendas jornadas refleja que, aunque a trancas y barrancas, el Mallorca ha cumplido con su obligación y su papel.

    Unos tanto y otros tan poco. Oltra se decidió esta vez a cambiar tanto ciertas posiciones como el dibujo. Devolvió a Ximo a su banda natural, la derecha, donde se convirtió en el hombre del partido. Insalvable en defensa, peligroso en ataque, concentrado y pleno de vitalidad y actitud. Más dudas genera Miguel García en la izquierda, aunque en su descargo hay que apuntar que a quien le toca Iñigo Pérez por su lado, baila siempre con la más fea. El vasco es una nulidad. Exasperadamente lento, su presumido guante en la pierna izquierda de momento se parece más a una manopla. Frágil en la recuperación, ni se ofrece, ni se impone, ni desborda, ni aporta una sola idea. Sentado Alfaro en el banquillo, es el segundo aspirante.


    Con una sola banda va a ser complicado tanto abrir espacios como cerrarlos. La columna vertebral del equipo se desplazó ayer a la derecha, donde Ximo y Nsue plantaron bandera rojilla. Por la izquierda, el mismo guion que en partidos anteriores, con reminiscencias de la debacle ante el Zaragoza. Y por el centro, sólo Gerard Moreno, con Víctor en su línea más anodina, con la obligada sustitución de Thomas por molestias  con media hora por delante. Una apuesta defensiva que propició que la primera llegada local al área en el segundo tiempo se produjera en el cuarto de hora final. Luego, palió algo la situación con la entrada de Alfaro por Íñigo, cuando se había desaprovechado la apuesta suicida de Toril al quedarse con tres defensas y poner en liza a tres puntas. Una ocasión verdaderamente calva para rematar la faena que nadie de los rojillos aprovechó.

    La trampa se la comió el Baleares al que no se puede reprochar casi nada en este comienzo. Pero visitar como líder imbatido al colista en el polo opuesto, tiene su riesgo. La mayor motivación apunta al débil y el más fuerte cree que si ha podido con enemigos más fuertes, le bastará aunque ponga algo menos de carne en el asador. Pues no. El Levante B, que aún no había ganado ningún partido, reescribió una realidad tácita que no por repetida se han aprendido todos los equipos. El Constancia, más limitado, explota esta verdad cada vez que tiene la oportunidad para ello. Su empeño desde la modestia también merece elogio.

    Lorenzo no tiene amigos en la pista. Con deportistas como él o como Nadal, comete un error quien les dé por vencidos antes del último segundo de la última prueba. Si reclamaba para Márquez una sanción más ejemplar que la impuesta por su roce con Pedrosa, se la brindó Dirección  de Carrera al desclasificar al catalán por un error técnico. Puede que el recorte no sea suficiente pero, como hemos hecho notar, con tipos como el mallorquín puede ocurrir cualquier cosa. Y gane o pierda, que nadie dude de que peleará hasta que no quede una gota de gasolina en su máquina.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook