Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 14
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Los círculos concéntricos de la historia

    El Mallorca siempre ha sobrevivido en medio de un ambiente convulso. Han podido cambiar un poco las formas, particularmente creo que a peor, pero el fondo es el mismo y no va más allá de la peculiar idiosincrasia de la sociedad mallorquina. A lo largo de su casi centenaria existencia, de la que he tenido la suerte de poder contar casi la mitad como testigo, únicamente he conocido dos presidentes nativos que hayan permanecido a cubierto de insultos, calumnias y maledicencias: Miquel Contestí, el de mayor permanencia en el cargo; y Mateu Alemany, que fue su incipiente discípulo. Sin embargo, es posible que la historia sea con ambos menos benévola que el entorno en el que se desenvolvieron.
     
    Después de dieciséis temporadas en Primera, todo lo que sucede en el club parece el anticipo del diluvio universal. Nada nuevo para quienes tuvimos que informar del encierro de la plantilla en el vestuario del Lluís Sitjar, la fallida suscripción popular de acciones para sostener el club desde la más amplia mayoría social, las cuestaciones en emisoras de radio para recabar ayudas con destino a las familias de los futbolistas, la subasta pública de los derechos federativos de los profesionales, la irregular adjudicación de títulos de propiedad de Es Fortí a nombre de difuntos y no reclamados por sus herederos, las acusaciones de soborno y la intervención policial en alguna de ellas y, en fin, que se me acaba el espacio y podría continuar con la lista de hechos vergonzantes que siempre salpicaron la agitada trayectoria de una entidad afectada por sempiternos pecados capitales propios y, muchos, ajenos.

    La perspectiva puede haber convertido aquellos acontecimientos en anécdotas, pero en aquellos momentos convulsos no lo fueron. Exactamante igual que ahora, salvando las distancias y las apreciaciones inducidas.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook