Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 25
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Lo que las demandas ocultan

    Lo importante no es que Utz Claassen haya perdido su segunda demanda, sino el contenido de la sentencia, demoledor en tanto en cuanto despeja cualquier duda sobre las pretensiones de un consejero tan desleal con el club como el propio presidente e igual que el escribiente de sus votos. Lo que se pretende demostrar, aunque tenga que ser nuevamente a veinticuatro horas del partido más trascendental del Mallorca en varias temporadas, es la injusticia del linchamiento mediático que, por cuestiones o venganzas personales, se perpetra contra personas absolutamente honorables como Jaume Cladera, Miquel Coca o el propio Serra Ferrer.

    Según señala el propio juez, la querella formulada por el alemán, amparada en testimonios como el de un compatriota que, sin hablar una palabra de castellano, se permite interpretar expresiones gestuales y, cómo no, el ínclito Pedro Terrasa, desmemoriado a conveniencia, es vaga e imprecisa. La inconsistencia de los argumentos que presentan los demandantes, confirman que el único objetivo de tales actuaciones es el descrédito de los demandados, así como agotar su paciencia cosa que, tendremos que reconocer, han logrado parcialmente. La figura se califica popularmente entre los profesionales del derecho en dos palabras:”querellas catalanas”. Y no me pregunten por qué precisamente de la patria del señor Artur Mas porque no lo sé.

    A raíz de la cada día más evidente politización de la Justicia, el trabajo de los jueces se ha multiplicado hasta alcanzar el bordel del colapso. Puede que con personajes como éstos haya letrados que facturen interesantes minutas que, por lo leído estos días en relación a otros casos, tampoco cobran. Pero si algo no precisan los magistrados con la que está cayendo entre tanta corrupción y tanta empresa concursada o en vías de quiebra, es que les hagan perder el tiempo con pleitos inútiles e insensatos.

    Si algunos han hecho de la intriga y el infundio su medio de vida, siempre con colaboradores necesarios, los funcionarios públicos, que por cierto pagamos todos, no tienen por qué reirles sus gracias o seguir su juego. Eso, entre líneas, también lo dicen las sentencias de marras. 

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook