Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 13
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Las apariencias engañan

    Sopló viento procedente del Sahara occidental y se formó el espejismo. Tuvimos que frotarnos los ojos para creer que el Mallorca había ganado en Tenerife. Parecía imposible que después de que Miño salvara in extremis un uno contra uno, dos balones se estrellaran en los postes de su portería y el árbitro invalidara, aunque acertadamente, un gol a los locales, una sola jugada ofensiva e individual, salida de la inspiración del menos mediocre, Thomas, terminara en un error del meta canario que aprovechó Gerard Moreno en su único acierto a lo largo de la soleada tarde insular. Ni la reaparición de Bigas evitó las enormes lagunas de la defensa, como tampoco hubo la menor circulación de balón en el centro del campo y, como consecuencia de ello, ninguna acción destacable en ataque.

    OLTRA HABRÁ SaLVADO SU CUELLO una vez más, aunque el resultado no es suficiente para prolongar su crédito. Todo lo que se le ocurrió al técnico a lo largo de la semana, después de la debacle frente al Zaragoza, fue cambiar a uno de los centrales. Todo lo demás, dibujo y alineación, exactamente igual. Conclusión: o no hay más cera que la que arde o se precisa un revulsivo para adivinar un porvenir más estable. Los datos paralelos a la victoria son muy preocupantes porque el equipo, además de ser el más goleado de Segunda, también es el más amonestado. Hasta nueve futbolistas de rojo vieron la amarilla, una prueba fehaciente de su escasez de recursos colectivos y, en algún caso, individuales. Y eso es estadística pura, no casualidad.
    LA CLASIFICACIÓN SE APRIETA en un pañuelo al hilo de la igualdad que caracteriza a los veintidós competidores. Sin embargo se comienzan a observar detalles entre aquellos que intentan jugar desde atrás, mueven el balón, abren líneas de pase y, en suma, apuntan conceptos básicos. Por el contrario, el Mallorca no ofrece ninguna garantía en la cobertura y menos aún, es capaz de exhibir un patrón de juego, controlar un partido o poner en práctica una idea. Con futbolistas que libran la batalla por galones, sin mérito alguno, como Alfaro e Íñigo Pérez como máximos exponentes de la nada, el resto del bloque, por calificarlo de alguna manera, no alcanza ni la adición de esfuerzos particulares, sino más bien la de toda una serie de improvisaciones colgadas del capricho de la fortuna. Si la brisa es favorable, perfecto; si viene en contra, abocados al desastre.

    NADA ES LO QUE PARECE porque tanto el marcador como el hecho de haber salido del Heliodoro Rodríguez López sin encajar ningún gol pueden llamar a engaño. Pero, al menos de puertas para adentro, el análisis ha de ser obligatoriamente distinto y desgarradoramente sincero. Igual que las apariencias que ofrece el Baleares, como consecuencia de su reducido presupuesto, fundamentan esperanzas cada vez más justificadas. Ocho jornadas sin perder, tras haberse enfrentado a los rivales más señalados, hacen de su liderato algo más que una anécdota. Merece atención y respeto.   

    EL PIQUE ENTRE LORENZO Y MÁRQUEZ se notó sobre el asfalto de Sepang. Jorge se metió durante la semana en una guerra que no era la suya y en un entierro en el que no le habían dado vela. Pedrosa, que en definitiva era el afectado por la sancionada maniobra del líder en Alcañiz, habló menos y aceleró más. Tal vez reminisciencias de un pasado ya olvidado o un presente que sería mejor soslayar. El futuro es el escenario al que se dirige, por su parte, Salom. En Moto3, el Mundial está verdaderamente emocionante. El mallorquín tendrá trabajo para mantener los catorce puntos de ventaja que atesora sobre Álex Rins y Marc Viñales. Otro que habla poco y corre mucho. ¡Menos mal!

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook